Lechería bonaerense en situación límite

Campo

La Cámara de Productores Lecheros de la Cuenca Oeste de Buenos Aires describió, a través de un documento público, la «terrible» situación para la lechería de la región, consecuencia de los factores climáticos y de la intervención del gobierno sobre los precios.

Los tamberos plantearon su escenario a partir de una sequía «en la mayoría de las regiones, costos altos y en suba, y la persistencia de políticas que mantienen intervenido el mercado, se basan en pactos entre el gobierno y las principales industrias y centran su accionar en mantener atrasados los precios al productor».

La cámara advirtió que la producción lechera es parte importante de la actividad agropecuaria argentina y comparte las reivindicaciones básicas del sector y el interior del país por más federalismo, mejor calidad institucional y abandono de las políticas para el sector basadas en una intervención de los mercados que obstaculiza las posibilidades de crecimiento.

«La unidad del frente agropecuario, y del mismo con el resto de la sociedad, es fundamental para alcanzar los objetivos propuestos, que no van contra el gobierno ni las instituciones, sino que plantean constructiva y respetuosamente correcciones de política sectorial, para el bien del país en su conjunto. Y esta unidad del sector se expresa a través de la Comisión de Enlace y los autoconvocados», afirmó la cámara.

Al mismo tiempo, desde la cámara informaron que «la lechería es una de las actividades que más trabajo brinda a los fleteros. Nos necesitamos mutuamente, y se hace imprescindible respetar en las rutas el paso de los camiones con leche cruda de tambos».

Según el portal www.noticias agropecuarias.com la Cámara informó que:

  • Los productores de leche no estamos de acuerdo en que gobierno e industrias sigan considerando y estableciendo a nuestras espaldas políticas lecheras que nos involucran directamente.

  • A nivel oficial, la Secretaría de Agricultura de la Nación -que dirige Javier de Urquiza- es el ámbito para que el gobierno se comunique con los productores agropecuarios. Y en lechería, es el propio gobierno el que instituyó el Grupo Lácteo como ámbito de diálogo sectorial, al que debiera respetar como tal, y no transformarlo en una formalidad institucional, donde no se decide nada importante, y simplemente se deba refrendar lo que se ha decidido en otro lado. Porque así no sirve para nada.

  • Este Grupo Lácteo hoy debería cambiar claramente el rumbo de su agenda, enfocándola hacia una salida responsable del actual esquema de política sectorial, que no debe basarse en un funcionario inmunizado contra las consecuencias de sus decisiones, sino en las múltiples señales que nos dan los mercados y la voluntad de los consumidores, que son los jueces últimos de nuestra actividad y su utilidad social, generando de esta manera las bases para una política lechera duradera.

  • La lechería argentina necesita transparencia y destrabar los precios al productor como condición imprescindible para crecer, con un sinceramiento responsable del mercado, en función de la realidad.

  • Ninguna organización de los productores de leche debería en consecuencia firmar pacto o acuerdo alguno que comprometa los intereses de los tamberos o los deje como rehenes de maniobras arbitrarias y perjudiciales para nuestra actividad. Las mismas se deben a sus bases, por lo que sólo pueden firmar acuerdos teniendo la conformidad de sus asociados.
  • Dejá tu comentario