Preocupa suba de tarifas en los transportes

Campo

El lockout patronal lanzado por la Confederación Argentina del Transporte Automotor de Cargas (CATAC) para mediados de febrero, en reclamo de un aumento de tarifas, genera preocupación entre los productores agropecuarios, en momentos en que está lanzada la cosecha de girasol.

Este año se espera una cosecha récord de 90 millones de toneladas de granos, de la cual 60%, por lo menos, se moverá en camión.

La medida de fuerza de los transportistas, que afectará principalmente a acopiadores, exportadores, cooperativas y otros dadores de cargas, pero que también incidiría en la producción, comenzará el 15 de febrero próximo si los empresarios -55% de los cuales conduce su propio camión- no obtienen una respuesta satisfactoria.

El conflicto involucra también al líder de la CGT y jefe del gremio de los camioneros, Hugo Moyano, a quien desde algunos sectores de la producción acusan de pretender conformar un «monopolio» del transporte de granos para manejar las tarifas.

Así lo señaló Arturo Navarro, ex titular de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y CARBAP, y actual consultor de distintos emprendimientos agropecuarios.

«Si la gente de la CGT ha pedido libertad de elección para la jubilación, es necesario que mantenga coherencia en temas como el transporte de carga y la elección de obra social», dijo Navarro.

Navarro sostuvo que desde el gremio de los camioneros se impulsa crear un «pool de transporte para manejar las tarifas eliminando la competencia».

«Esto terminará perjudicando al productor agropecuario», alertó Navarro, y cuestionó también el lockout anunciado por los transportistas.

Desde el Sindicato de Camioneros, si bien están de acuerdo con la protesta, aclararon que se trata de un «paro patronal» y, por lo tanto, no harán un apoyo explícito.

No obstante, a principios de enero, Moyano lideró una avanzada para intervenir en el movimiento de granos.

Por entonces, apoyó el reclamo de CATAC y pidió que las tarifas orientativas pasen a ser obligatorias.

  • Perspectiva

    Para este año se estima una cosecha de 85 millones de toneladas, pero si la lluvia acompaña puede pisar los 90 millones.

    El trigo se lleva 14,5 millones de toneladas, el maíz 20 millones, la soja 44 millones y el resto se completa con girasol y otros cultivos.

    CATAC se queja de que los precios orientativos pactados con los dadores de carga en enero de 2006 sólo se cumplen entre febrero y mayo, en los meses de cosecha.

    «En una distancia de 300 kilómetros, el costo orientativo por tonelada es de $ 65,23. Ahora nos están pagando entre $ 26 y $ 30. Fuera de los meses fuertes, al transportista no le dan trabajo», se quejó Rubén Agugliaro, presidente de CATAC.

    Agugliaro, que espera una respuesta del gobierno en los próximos días, argumentó que por las bajas tarifas sus representadosno pueden renovar la flota de vehículos dedicada al transporte de granos, unos 150.000 camiones con una antigüedad promedio de entre 25 y 30 años.

    La falta de camiones ya comenzó a sentirse en el Chaco, donde acaba de finalizar la cosecha de girasol; la escasez de vehículos se prolongaría hasta abril, cuando terminen de levantarse el algodón, la soja y otros cultivos.

    Ahora, se necesitan 18.700 camiones para transportar las aproximadamente 540.000 toneladas de girasol que están en los silos.
  • Dejá tu comentario