Monitorean manga de langostas asentada en el sur de Corrientes

Campo

Tiene una extensión de entre 10 y 15 kilómetros cuadrados y es el primer caso de tal magnitud en la provincia desde hace 73 años. Equipos de aeroaplicadores, en coordinación con el Senasa, trabajan en el lugar.

El Ministerio de la Producción de Corrientes informó que continúa con actividades de control y monitoreo de la manga de langostas que hace diez días se posó en una zona de pastizales del sur de la provincia, cerca del límite con Entre Ríos.

La cartera productiva provincial precisó que en las últimas horas un equipo del Senasa en colaboración con el municipio de Curuzú Cuatiá y sociedades rurales y productores "realizaron un control terrestre" en la zona, donde se tomaron muestras de ejemplares para constatar el estado de madurez sexual.

"Los expertos de INTA informaron que las mismas se encuentran inmaduras, lo que da cierta tranquilidad de que no dejarían posturas en los lugares que pernoctaron en estos diez días que llevan en Corrientes", acotaron desde el ministerio correntino.

La manga de langostas tiene una extensión de entre 10 y 15 kilómetros cuadrados y es el primer caso de esta magnitud en la provincia desde hace 73 años, llevando preocupación a Brasil y Uruguay y distritos vecinos.

Desde el Senasa confían en el control de la plaga, que puede provocar importantes daños socio-económicos pero no afecta a la salud humana o animal.

Al respecto, equipos de aeroaplicadores, en coordinación con el Senasa, trabajaron el fín de semana con el objetivo de controlar la situación.

"Las langostas se asientan de noche en grandes cantidades, en poco volumen de hectáreas, en un radio de entre 5 a 25 ha", explicó el aeroaplicador y miembro de la Federación Argentina de Cámaras Agroaéreas (Fearca) y Guido Kindwerle

"El tratamiento se hace antes de que salga el sol, cuando la langosta está asentada, hay que dejar el avión a full de combustible a la noche para salir antes de que aclare, llegar a un horario que no se muevan porque cuando se mueven ya no hay más oportunidad", precisó Kindwerley.

Héctor Medina, coordinador del Programa Nacional de Langostas y Tucuras del SENASA señaló que "el primer registro que existe de la plaga es en 1538, en cultivos de mandioca en la provincia de Buenos Aires y en 1812, durante la batalla de Tucumán, contribuyó a que el ejercito liderado por Belgrano venciera al español".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario