Uruguay: "cajas negras" para los frigoríficos

Campo

Un sistema de control de producción en plantas frigoríficas ya es utilizado en Uruguay. Se trata de implementar, en las plantas de faena de bovinos, un sistema de información electrónico que, a través de la instalación de balanzas digitales, computadoras y otros dispositivos, a lo largo de las distintas etapas del proceso productivo, registre automáticamente y transmita, prácticamente en tiempo real, al Instituto Nacional de Carnes del país vecino (INAC) los datos allí relevados en forma inviolable sin que nadie los pueda modificar.

Sería similar al «guardaganado electrónico» que se intentó instalar en la Argentina en sucesivas oportunidades sin éxito.

El gerente de la empresa que provee las llamadas «cajas negras» en la industria frigorífica, Marcelo Milani, señaló -según un informe de Mercados Ganaderos de la SAGPyA- que ya están en funcionamiento en 18 plantas frigoríficas, lo que implica una cobertura de 50% de las faenas.

Comentó que las indicaciones del presidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC),
Alfredo Fratti, son que la prioridad es instalar las «cajas negras» en los frigoríficos de mayor porte como Carrasco, San Jacinto, Tacuarembó y Canelones.

Explicó que
INAC ya está recibiendo la información, «porque lo primero que se hace en la planta cuando ingresa al sistema, es la instalación de toda la infraestructura de comunicación, colocando las balanzas en red con el Instituto».

Los datos que proporciona el sistema son datos de pesadas a lo largo de dicho proceso e identificación de los animales desde que éstos entran en el establecimiento de faena hasta que se trasforman en un corte de carne, manteniendola trazabilidad a lo largo de todo el proceso productivo.

El sistema permite al sector cárnico uruguayo asegurar la
transparencia frente a todos los actores involucrados, a través del suministro de información inviolable y auditada que refleja la realidad del proceso de faena (base del sistema de tributación para el sector) en forma completa, alcanzando a 38 plantas que representan más de 97% de la faena total del país.

• Transparencia

Con la implementación del proyecto se podrá tener certeza de los kilos de carne bovina producidos y vendidos por las plantas de faena, posibilitando detectar con suma eficiencia aquellos establecimientos que no cumplan con las reglas de juego establecidas y la tributación correspondiente, que alteren la transparencia del mercado provocando distorsiones en el mismo a través de una competencia desleal, perjudicando a la sociedad en su conjunto.

Cabe destacar que los establecimientos de faena concentran, de acuerdo con las normas fiscales vigentes, y en especial en lo que se refiere al Impuesto al Valor Agregado, montos muy importantes sujetos a tributación.

También brindará certeza a los productores en lo que se refiere al peso de los animales enviados a faena. A partir del funcionamiento del sistema, los productores contarán con información confiable lo que favorecerá un mejor relacionamiento entre todos los integrantes de la cadena productiva cárnica.

Independientemente de la forma que acuerden para vender sus haciendas, ya sea en pie o en segunda balanza, los productores contarán con información exacta y segura de los kilos que pesaron, en los distintos puestos de pesaje, los animales enviados a la faena.


Cada productor podrá tener acceso a la información del pesaje de sus propios animales, lo que contribuirá a la transparencia del mercado.

Un sistema como el planteado genera indudablemente una oportunidad de mejora para las empresas en la medida en que provee información adecuada para optimizar la gestión productiva de las plantas.

En tal sentido,
la información producida por el sistema bajo la forma de indicadores de producción, productividad y calidad permitirá a la gerencia de las plantas gestionar mejor sus recursos, lo que redundará en una oportunidad de mejora de costos de producción y por lo tanto en un aumento de la rentabilidad de las empresas, es decir en su seguridad económica.

En rigor, mediante esta iniciativa se está instalando en cada planta de faena un sistema de control de producción de última generación, que permitirá a los frigoríficos monitorear y controlar su proceso en tiempo real, contando con herramientas informáticas adecuadas al análisis y detección de problemas y mejora de la gestión.

Con respecto a la trazabilidad requiere el mantenimiento de la identificación, de una manera consistente, de animales o productos de animales, a través de todas las etapas del sistema agroindustrial.

El sistema permite la aplicación de la trazabilidad desde que el animal entra al establecimiento de faena hasta el producto final, a nivel de cada corte.

Dejá tu comentario