29 de noviembre 2023 - 16:07

Dolarización: qué piensa Luis Caputo sobre el plan de Javier Milei

El entrante ministro de Economía había lanzado meses atrás un informe junto con su equipo económico acerca de lo que pensaba sobre la dolarización, el plan insignia del presidente electo Javier Milei.

Luis Toto Caputo.
Luis "Toto" Caputo.

Un informe de Anker Latinoamérica, firmado por Luis Caputo y su equipo en mayo de este año, titulado ¿Es viable una dolarización? brindaba detalles acerca de lo que pensaba, en ese momento, el economista sobre la propuesta más radical del ahora presidente electo, Javier Milei. Cabe recordar que esta jornada, tras su viaje por Estados Unidos, Milei confirmó que Caputo será su ministro de Economía. Aquí sus principales conclusiones:

¿Alcanza con el equilibrio fiscal?

  • Es esencial implementar un esquema monetario que sea consistente con el esfuerzo fiscal requerido y que ayude a mitigar la amenaza candente del excedente de pesos. Es decir, llegar en el corto plazo a equilibrio fiscal financiero es una condición necesaria, aunque ya no suficiente, para evitar una crisis que sumerja al país aún más en la pobreza e indigencia. Por lo tanto, un programa monetario que atienda las implicancias negativas de esta sobreabundancia de pesos se convierte en una pieza fundamental para determinar el éxito o fracaso de un futuro plan de estabilización.
  • El alto stock de pasivos remunerados puede reducirse “por las buenas” o “por las malas”. Por las malas, mediante una licuación inflacionaria o la ruptura de contratos (ej., Plan Bonex). Por las buenas, si la sociedad recuperara la confianza en un programa económico que se tradujera en un aumento significativo de la demanda de dinero capaz de convertir pasivos remunerados en base monetaria.
  • Creemos que un programa que apunte a equilibrio fiscal, libre flotación cambiaria con liberalización del cepo y metas de inflación es una alternativa sumamente riesgosa a la que NO suscribimos. No estamos diciendo que no pueda funcionar, sino que puede NO funcionar; paradójicamente, un lujo que un próximo gobierno no puede darse si el objetivo es convencer a la población de que ese es el camino correcto.
  • A modo de ejemplo, si la propuesta en un futuro plan económico fuese que el déficit fiscal primario se eliminara y que el BCRA no proveyera más financiamiento al Tesoro, ¿alcanzaría eso para generar confianza en la sociedad como para que se demandara suficiente dinero y se redujera la presión cambiaria e inflacionaria? Aunque algunos podrían pensar que sí, la realidad muestra que la demanda de dinero en nuestro país es muy volátil, difícil de predecir y de controlar.

Dolarizar: ¿Es la respuesta?

  • Entonces, el desafío está en encontrar un esquema monetario que ayude a resolver el problema de la sobre-emisión de pesos y el stock resultante de pasivos remunerados sin correr el riesgo de basar el modelo de equilibrio general en una recuperación acelerada de la demanda de dinero, que podría no materializarse. Es aquí donde surge la dolarización, como un esquema monetario/cambiario alternativo que busca eliminar dicha dependencia en la recomposición de la demanda de pesos. Vale aclarar que no es el único régimen que obedece a este objetivo, pero es el que nos toca analizar en este informe dado el carácter público que ha tomado el debate sobre la dolarización.
  • Al eliminar la moneda, los desequilibrios entre la oferta y la demanda de pesos dejan de tener un impacto en el nivel de inflación. En economías donde el dólar cumple la función de reserva de valor y unidad de cuenta, esquemas de shock como la dolarización o la Convertibilidad tienen la ventaja de bajar la inflación en forma más rápida que otras alternativas de política monetaria.
  • No viene a resolver la raíz del problema, que es el déficit fiscal, sino a anular una de sus fuentes de financiamiento y motor de la inflación: el financiamiento monetario. Incluso, implementar hoy una dolarización eliminaría la posibilidad de utilizar el tipo de cambio nominal como amortiguador de shocks externos.
  • Si el cociente entre los pasivos en pesos y los activos en dólares fuera muy diferente al tipo de cambio libre, la dolarización no tendría sentido alguno, y nadie que esté proponiendo este esquema monetario ignora esta condición.
  • Es importante aclarar que la implementación de la dolarización no es inmediata. Como muestran las experiencias de Ecuador y El Salvador, el canje del circulante tiende a ser gradual en el tiempo. Por la misma razón, tampoco es necesario contar con la totalidad de los dólares el primer día ya que, por ejemplo, una parte de los depósitos permanecerá en el sistema bancario, contribuyendo liquidez al BCRA.

Dejá tu comentario

Te puede interesar