Alto acatamiento en segundo día del paro de la carne: no entraron animales a Liniers

Economía

En el segundo y último día del cese de comercialización impulsado por la Comisión de Enlace de entidades agropecuarias, en respaldo a reclamos de sectores de la cadena cárnica, no ingresaron el viernes animales al mercado concentrador de Liniers.

El acatamiento al paro (el jueves ingresaron 38 animales) fue total y a partir de las 11:00 se realizará un acto en la sede de la CGT Azul y Blanca, en Salta 1301.

Productores, ganaderos y obreros de la carne culminaron el viernes dos días de protesta en reclamo de políticas ganaderas que "alienten" al sector, complicado por precios altos y escasez de hacienda.

El paro fue considerado de "alto acatamiento" por los dirigentes del campo.

Los diputados nacionales del radicalismo Ricardo Buryaile, Juan Casañas, Lucio Aspiazú y Jorge Chemes reiteraron su apoyo y solidaridad para con los trabajadores de la carne, en un comunicado.

Los legisladores de extracción agropecuaria mostraron fuerte preocupación por las consecuencias del cierre de exportaciones cárnicas que "trae problemas a los productores agropecuarios, a los pueblos del interior y también afecta los puestos laborales de los trabajadores de los frigoríficos", según dijeron.

El titular de Coninagro, Carlos Garetto, sostuvo: "Esto es consecuencia de una política equivocada en materia ganadera que nos ha dejado no sólo con menos stock, vacas, con menos carne, sino que también en toda esta cadena ha dejado menos empleo".

La legitimidad del sindicalista Silvio Etchehún de SICGBA, que motorizó la protesta con la Comisión de Enlace, fue desautorizada por la Federación de Trabajadores de la Carne, que dirige José Fantini.

Desde la Federación consideraron que el viernes fue el último día que tienen ambas partes para garantizar las 200 horas para los obreros suspendidos.

En todo caso, la semana próxima se propiciará un paro nacional con toma simbólica de los frigoríficos, si no hay soluciones.

Para Etchehún existe el "grave riesgo en los de que sean cesanteados 9.000 trabajadores que significan 9.000 familias, por perder el mercado ruso".

Destacó que desaparecieron 37 empresas frigoríficas y que los consumidores deben pagar precios exorbitantes por la carne.

Dejá tu comentario