Autos: caen ya 50% las ventas este año

Economía

Se confirmó ayer una nueva caída en las ventas de autos. En abril, las entregas de fábricas a concesionarias registraron una reducción de 28,1% respecto del mes anterior y 37,5% comparado con un año atrás. La disminución de las operaciones se debió a que en las últimas dos semanas de marzo se concentró la mayor parte de las compras de 0 km con plazos fijos. Si bien hasta el 15 de abril siguió funcionando el mecanismo, el ritmo fue menor y llevó a que se vendieran a lo largo del mes 9.847 unidades.

El dato más alarmante, tal como adelantó este diario el viernes pasado, es que en los últimos 15 días de abril salieron de las terminales menos de 500 unidades, una cifra insignificante teniendo en cuenta que hay 10 fábricas radicadas en el país.

Al terminar el régimen de compras con plazos fijos, se produjo la parálisis total del sector que se está extendiendo en los primeros días de mayo.

«No sabemos dónde estamos parados»
, reflexionó, apesadumbrado, ayer el directivo de una terminal. La expectativa de las empresas es que el gobierno autorice la compra de autos con los nuevos bonos que se entregarán a los ahorristas a cambio de sus depósitos y que esto permita mantener por encima de las 10.000 unidades las operaciones mensuales. Si esto no sucede, la crisis en las automotrices podría ser terminal.

Como dato alentador se destaca que la producción creció en abril 47,7% respecto de marzo, aunque permanece 37,5% por debajo del nivel de un año atrás. La explicación de este repunte se debe al aumento de las exportaciones, que son hoy el único motivo de tener las plantas produciendo, aunque sea a un ritmo bajo. Las ventas al exterior crecieron 11,2% respecto de marzo y se estima que se mantenga esa tendencia en los próximos meses a partir del acuerdo comercial alcanzado con México que permitirá vender a ese país 50.000 unidades durante todo el año.

• Acuerdo demorado

Brasil, el principal mercado para los autos argentinos, no está demandando la cantidad de vehículos que se esperaba. Esto se debe en parte a la menor demanda interna, pero también a las demoras de alcanzar un nuevo acuerdo comercial en el marco del régimen automotor común. El tema por el que presionan tanto las automotrices instaladas en la Argentina como en Brasil es la necesidad de flexibilizar el sistema de compensación 1x1 entre importaciones y exportación que está vigente.

Si se toman los datos acumulados en los cuatro primeros meses de este año con el mismo período de 2001, el panorama es dramático: la producción cayó 49,7%, las ventas internas bajaron 47,5% y las exportaciones retrocedieron 37%.


Si ya estas cifras son alarmantes por sí solas, son aún peores si se tiene en cuenta que ya 2001 había sido un año muy malo para el sector, con alrededor de 170.000 vehículos vendidos en todo el año. Para 2002, se estima que el mercado podría rondar entre 70.000 y 90.000 vehículos, aunque, si no se implementa la compra de 0 km con bonos y se mantiene la incertidumbre económica, podría ser menor. Para que el mercado comience a ser rentable desde el punto de vista operativo, las empresas aseguran que se necesita un volumen de ventas de 250.000 unidades como piso.

Dejá tu comentario