Banco Central analiza un mecanismo para aliviar el cepo a importaciones automotrices

Economía

En la entidad que conduce Miguel Pesce confirmaron que buscan alternativas para que no se frene la producción, pero remarcaron que estudian "caso por caso". No habrá liberación generalizada del cupo.

Pese al récord de importaciones registrado durante el mes de marzo, empresas de distintos sectores vienen expresando dificultades para acceder a insumos. En las últimas horas, las cámaras que representan a las firmas automotrices y autopartistas, acompañadas del sindicato SMATA, enviaron una carta al presidente del Banco Central alertando por la situación. Según anticiparon fuentes oficiales, el titular de la entidad monetaria, Miguel Ángel Pesce, estudia un esquema para aliviar el acceso a divisas: “Hay un análisis caso por caso”, señalaron.

La escasez de dólares y también las decisiones de política industrial llevaron a que a través de distintas oficinas del Gobierno se impongan restricciones a la hora de adquirir bienes importados. A los controles de la AFIP y el Ministerio de Desarrollo Productivo, se sumó este año una normativa del BCRA que traza un límite para el pago de compras al exterior en efectivo de un 5% superior a los dólares adquiridos en 2021 o un 70% mayor a los solicitados en 2020. Sobre esos dos índices, se utiliza el más bajo.

A pesar de las restricciones vigentes, las importaciones de marzo fueron récord. Impulsadas en parte por la inflación internacional y la suba drástica del precio de la energía, saltaron un 33% interanual según datos del INDEC y marcaron el registro más alto para ese mes desde 2011. No obstante, empresas de distintos sectores vienen alertando que sufren complicaciones por la falta de insumos.

El caso más resonante se dio en las últimas horas, la Asociación de Fabricantes de Automotores (ADEFA) y la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC) enviaron una carta dirigida a Miguel Pesce en donde advierten que a unas veinte empresas autopartistas se les acaba el cupo de importación previsto para todo el año a fines de este mes. Según indican, esto podría traer una paralización también en las terminales y afectar las fuentes laborales, lo que trajo el acompañamiento del sindicato SMATA a la misiva.

Desde el Banco Central explicaron a Ámbito: “La norma está pensada para las firmas que se sobrestockearon pensando que el tipo de cambio iba a saltar. Ahora la idea es que usen esos stocks que tienen de más o que ayuden a financiar parte del crecimiento en las importaciones”. En esa línea, detallaron: “Se están atendiendo cuestiones particulares y se va a dar respuesta para no afectar la producción. El objetivo es mantener la norma macro pero sin afectar a la industria nacional, fundamentalmente cuando se trata de exportaciones”.

En la entidad monetaria afirman que “se está dialogando con las terminales, autopartistas y el sindicato para dar una respuesta”. Al mismo tiempo, anticipan que “hay un análisis caso por caso para resolver los temas puntuales que vayan surgiendo”, aunque sostienen que “no habrá una liberación generalizada del cupo”.

La nota enviada por las dos entidades empresarias alerta que “la situación continuará agravándose en los sucesivos meses ya que alcanzará progresivamente al resto de las empresas autopartistas y terminales, teniendo como resultado paradas de producción, suspensión del personal de toda la cadena productiva” y anticipa que “de no encontrarse una solución en el corto plazo, esta situación pondrá en discusión y riesgo los planes de producción, exportación e inversiones proyectados para el año, tanto de las empresas terminales como autopartistas”.

Dejá tu comentario