Estrategia: BCRA analiza sumar futuros de títulos públicos

Economía

Es para estimular la participación de Fondos Comunes de Inversión, que no admiten mucha volatilidad en el valor de los activos públicos.

Uno de los principales desafíos expresados por la administración nacional para este 2021 es consolidar el financiamiento proveniente del mercado de deuda en pesos para, así, aflojar la asistencia monetaria. En el primer semestre de este año, el Tesoro consiguió $356.000 millones a través de las licitaciones públicas, un 25% por encima del total de vencimientos que debía pagar. Para darle un poco más de volumen a ese mercado, el Banco Central analiza implementar un futuro de títulos públicos destinados especialmente a estimular la participación de los fondos comunes de inversión en este segmento, le confió una alta fuente oficial a Ámbito.

La idea del Banco Central es ofrecer una opción de compra de letras y bonos a un precio futuro determinado, con el objetivo de quitarle incertidumbre y volatilidad a los activos públicos. Según el análisis que hacen desde la autoridad monetaria, la fluctuación en el precio de la deuda pública es una de las trabas para el ingreso de inversores colectivos en las licitaciones, porque no pueden estar expuestos a variaciones muy grandes en las cotizaciones. De esta manera, el Banco Central se comprometería a adquirir esos títulos a un determinado valor, lo que les permitiría a los fondos comunes a ingresar con un mayor grado de certidumbre.

La iniciativa aún está en estudio y, antes de implementarse, deberá ser cotejada con el organismo regulador, en este caso la Comisión Nacional de Valores. Según pudo saber Ámbito, la ronda de diálogos entre el Central y la CNV ya comenzó pero aún no hay definiciones. Fuentes oficiales precisaron que la implementación de la venta de un put de títulos públicos por parte del Central dependerá exclusivamente de si ese instrumento será utilizado por el mercado.

Entre todos los instrumentos que el Banco Central utiliza para esterilizar pesos, el stock asciende a $3,6 billones. En los despachos oficiales admiten que ese volumen de financiamiento sería más beneficioso si fluyera hacia el Tesoro en lugar de quedarse en las arcas del Central. Hasta el 13 de julio (último dato disponible) la asistencia monetaria vía Adelantos Transitorios y Utilidades totalizó $410.000 millones, monto total que el BCRA le giró al Tesoro. Esto representa un 53,5% del total de fuentes de financiamiento extra recaudación a través del Banco Central y un 46,5% con colocaciones de deuda pública. Esta marca mejora levemente lo proyectado por el ministro Martín Guzmán en el Presupuesto 2021, que estimaba una financiación del déficit con un 60% de asistencia monetaria y un 40% con deuda pública.

Las autoridades responsables de administrar las diferentes políticas macroeconómicas saben que la tasa de interés que se le ofrece a los inversores es otro aspecto importante. Mientras en el Ministerio de Economía hablan de endeudamiento “sostenible”, algunas cabezas del Central consideran que el rendimiento prometido a los inversores debería ser una decisión macro y no un análisis que se haga licitación tras licitación. Sin embargo deslizan que la relación Economía-Banco Central está mejorando en el último tiempo y que las diferencias del pasado no tienen tanto que ver con el diagnóstico sino con los tiempos de implementación de las medidas adoptadas.

¿Qué pasa con la inflación?, preguntó este diario a un alto funcionario del equipo económico. Desde el Gobierno aseguran que se producirá una desaceleración en los próximos meses, pero estiman que será un proceso lento. En las proyecciones a futuro consideran que, hacia adelante, habrá menos movimiento del precio de commodities que durante 2021 y que, además, el reacomodamiento de precios relativos se “calmará”.

Dejá tu comentario