Bienes Personales: cuáles son los problemas (y temores) de la repatriación de fondos

Economía

Para pagar menos Bienes Personales hay cuatro opciones: inmovilizarlos en una caja de ahorro, integar un plazo fijo, liquidar divisas o invertir en Fondos Comunes de Inversión.

La Comisión Nacional de Valores (CNV) fijó los requisitos para que los Fondos Comunes de Inversión sean una alternativa para colocar los fondos repatriados declarados en Bienes Personales. Unas de las preguntas que hacen los contribuyentes es cómo pagar menos Bienes Personales y qué hacer con los fondos repatriados. Pero al mismo tiempo, surgen temores y un pedido concreto de extender el plazo para la repatriación.

Según explicó el abogado Santiago Sáenz Valiente a Ámbito, los contribuyentes que desean ingresar el 5% su patrimonio en el exterior y pagar menos alícuota de Bienes Personales (solo 1,25% en lugar de 2,25%) tenían hasta ahora tres opciones de destino para su dinero:

  • Preservarlo inamovible 9 meses en una caja de ahorro (del 31 de marzo hasta el 31 de diciembre de 2020).
  • Integrar un plazo fijo bancario especial hasta fin de año.
  • Liquidar las divisas en el mercado de cambios al valor oficial.

“Si traes el 5% en vez de pagar el 2,25% de tasa de Bienes Personales, pagás el 1,15%, hay una eximición del 1%. Al traer los fondos se depositan en una caja de ahorro especial llamada ‘ley 27.541’, que recién están abriendo los bancos. El cálculo del 5% se hace sobre el total de los bienes ubicados en el exterior al 31 de diciembre de 2019, incluidos los inmuebles. Si solo tiene inmuebles y no depósitos, pagará el 2,25% al valor de cotización de mercado en el país donde esté radicado, sea Punta del Este, Miami o Madrid”, detalló Sáenz Valiente.

Pero ahora, con la Resolución 828 de la CNV, surgieron otras opciones. Una de ellas es repatriar los fondos, depositarlos en la caja de ahorro especial e invertir en FCI durante los meses siguientes, a partir de abril.

Cuáles son los problemas y temores de la repatriación de fondos del exterior

Uno de los inconvenientes que detectaron los tributaristas es el plazo máximo para repatriar, fijado por decreto presidencial para el 31 de marzo próximo. “Con esto no se llega, el que decide hoy, puede ser que llegue, el que decide mañana, no”, sentenció el abogado.

Los especialistas coinciden que se debería disponer de una prórroga para la repatriación hasta el 30 de abril. La lapicera la tiene Alberto Fernández. “Si el 31 de marzo se fijó por decreto, es posible que la prórroga se fije igual”, deslizó Sáenz Valiente.

Adicionalmente, aparece un problema de confianza. “En general la gente no está dispuesta a traer, pero no por una cuestión económica, porque (esta opción) es súper ventajosa, sino por un tema de desconfianza absoluta. Tienen miedo que le conviertan esos dólares en bonos, y que la Argentina declare el default”, sostuvo.

Según los expertos, una Comunicación del Banco Central de 2016 genera “mucho miedo” porque dice que el encaje de los bancos, que siempre le prestan a las empresas de comercio exterior, ahora podrían reemplazar los dólares que tienen en el encaje por bonos argentinos. “Eso genera miedo porque temen que les cambien lo que van a repatriar por bonos, y si hay un default, se pierde”, dijo Saenz Valiente.

En la City minimizan esa desconfianza y recalcan que la repatriación puede ser un buen negocio. “Con los bonos por más que bajen, nunca voy a perder tanto como que no me convenga traer la plata”, sostienen los financistas que saben, según dijo el letrado consultado por este medio.

Una estimación del estudio Lisicki, Litvin y Asociados, reveló que un contribuyente argentino con $25 millones declarados en el país y u$s6 millones en el exterior puede ahorrarse un 50% por Bienes Personales. Podría estar pagando $8,2 millones, sin traer el dinero, y sólo abonaría $4,7 millones si repatría fondos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario