Bonistas alemanes contra Lavagna y el Deutsche Bank

Economía

El ministro de Economía, Roberto Lavagna, sumó un nuevo rechazo a la propuesta de reestructuración de la deuda. Ayer, Stefan Engelsberger, representante de tenedores de bonos alemanes nucleados en la Comunidad de Intereses en Argentina (IGA), anunció tras el encuentro con el secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, la «interrupción del diálogo con el gobierno argentino» y amenazó con presionar dentro del FMI para que el organismo no apruebe la tercera revisión del acuerdo con el país.

El revuelo que causó este alemán -más pintoresco que representativo de acreedores- no fue en vano. La misión del FMI que se encuentra en Buenos Aires lo citó a una reunión que se efectuará hoy, en la que participarían los encargados del caso argentino, John Thornton y John Dodsworth, con el fin de analizar la postura de su asociación y definir si realmente la Argentina está negociando de «buena fe».

• Demanda


Pero no sólo los funcionarios argentinos son blanco de la furia de los bonistas alemanes. También el principal banco de ese país, el Deutsche Bank, está recibiendo los embates de acreedores que se sienten estafados ya que recibirá una millonaria demanda. La causa se centra en la difusión de información supuestamente falsa al actuar como lead manager de eurobonos argentinos colocados en la década del '90 y que actualmente están en default.

La novedad se la transmitió el titular del grupo alemán IGA,
Stefan Engelsberger, al secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, en la reunión que mantuvieron ayer a la tarde en el Banco Nación. «El perjuicio que podría causarle esto al Deutsche se calcula en u$s 10.000 millones», aseguró, estimando en realidad las demandas futuras que llegarían en caso de un veredicto favorable. La demanda -según explicó el titular de IGA- será presentada en los tribunales de Francfort y detrás está un inversor alemán sofisticado y con fuerte tenencia de bonos argentinos, aunque su nombre aún se mantiene en reserva.

El alemán también se hizo notar por su irónico buen humor, cuando quiso demostrar sus conocimientos del idioma español y disparó en perfecto castellano que
«las autoridades argentinas están más locas que Charly García».

Engelsberger consideró en rueda de prensa que «el gobierno argentino hace todo para que pensemos que son ladrones»
, al tiempo que sostuvo que «la Argentina nos sigue tratando de mala fe y por lo tanto nos sentimos estafados».

Lo mismo le repitió a Nielsen, quien trató -sin éxito- de convencerlo sobre las supuestas bondades de la propuesta:
¿Pero ustedes vieron las ventajas que ofrece el bono atado al crecimiento del PBI?, consultó el funcionario argentino sin obtener respuesta en el encuentro que duró menos de media hora en el Banco Nación. El alemán y otros dos bonistas que lo acompañaron optaron por dar por concluida la reunión sin siquiera probar el café.

En tanto,
en un tono más serio y amenazador sostuvo que pedirá al representante de Alemania en el FMI,Axel Weber, que no sea aprobada la tercera revisión del acuerdo alcanzado el año pasado entre el Fondo y la Argentina.

A pesar del descontento, el representante de bonistas alemanes no ocultó su conocimiento sobre la Argentina, y recurrió al tango para expresar su bronca.
Engelsberger no dudó en entregar una copia del tango titulado «AdiósArgentina» al propio Nielsen.

Dejá tu comentario