Caen mercados pero se recuperan al cierre. El dólar cedió a $ 3,01

Economía

Las bajas de los bonos pueden estar cerca del final, aunque ayer fueron de consideración. El hecho de que el dólar cayera y quedara muy ofrecido para hoy dio tranquilidad para operar a los inversores: ya no tienen miedo de quedarse con los bonos en pesos.

Para definir la jornada de ayer hay que hablar de ajustes y reacomodamiento. Las bajas de ayer, si bien fueron altas, no generan temores a futuro. Este es el panorama:

• Los ajustes de precios seguirán, pero serán más moderados.

• Los bonos bajan porque cuanto menor es el precio, mayor es la renta. Como el cambio de ministro es un riesgo, el mercado pide mayor retorno por los bonos.

• En realidad, los inversores no se fueron, están al acecho y apuestan a otro rally de bonos, pero se tienen que dar algunas condiciones como conocer el estilo de la nueva ministra de Economía.

• La baja del dólar tranquiliza los ánimos, porque lo que se gana con los bonos en pesos indexados se mide en dólares.

El mercado ayer operó a pleno. Los montos negociados fueron muy altos. Entre el Mercado Abierto Electrónico (MAE) y la Bolsa de Comercio transaron $ 2.000 millones en títulos públicos.

Los bonos que más bajaron fueron los que hasta la semana pasada eran los más exitosos, los bonos del poscanje. Son bonos largos y muy volátiles y en estos días donde no se quieren asumir riesgos son los más ofrecidos. Por eso ayer el Par en pesos bajó 4,10%, mientras el Discount en pesos lo hizo en 3,20%. Ambos bonos en dos días perdieron poco más de 6%.

El cupón PBI en pesos, que ahora cotiza aparte de los bonos del canje, bajó 8,5% y pierde 16% en dos días. Bajó más el cupón que el bono, porque la apuesta a la inflación sigue vigente y se debilitó la percepción de un crecimiento alto como se esperaba durante la gestión de Roberto Lavagna. Pero dependerá de Felisa Miceli revertir esta imagen. Si lo consigue, el cupón puede buscar de nuevo su precio de $ 5 que tenía hasta el viernes.

Ayer, los bonos del Tesoro de Estados Unidos a 10 años que el lunes atenuaron la caída, porque su renta bajó a 4,41%, tuvieron un comportamiento opuesto, ya que esa renta subió a 4,48% y no ayuda a los bonos de países emergentes, en particular a los de la Argentina.

Los bonos posdefault, a todo esto, bajaron hasta 2%. El bono más afectado fue el BOCON PRO12, que la semana pasada había resurgido porque su renta estaba elevada. También bajaron el BOGAR (-1,95%) y el BODEN 2014 (-1,5%).

Los bonos posdefault en dólares acompañaron la caída de la divisa. El BODEN 2012 perdió 0,55% y el BODEN 2013, 1,10%.

Si bien el dólar terminó a $ 3,01 en las casas de cambio, en el mercado mayorista hubo una fuerte caída de los precios, que harán que el dólar vuelva a bajar.

A partir de las 13.30, el dólar en el Siopel (mercado mayorista)comenzó una caída continua que no fue más profunda porque llegó la hora de cierre. La divisa terminó a $ 2,978, pero en el poscierre las órdenes de venta se siguieron acumulando. Para hoy quedaron ofrecidos u$s 89 millones y hay demanda por sólo u$s 5 millones. Esta desproporción de 18 a 1 hace ver que habrá más caídas, para tranquilidad de los que tienen bonos.

La baja se produjo sin que el Banco Central interviniera en el mercado. Los exportadores aprovecharon para ingresar divisas y conseguir un cambio más favorable. También bajó el monto de compras de los privados, lo que indica que la toma de ganancias sobre los bonos en pesos se atenuó. Son buenas señales, pero la cautela sigue.

En el mercado de futuros, el Banco Central hizo un excelente negocio y tomó las ganancias que hizo por sus apuestas en el pasado. El Central era comprador de posiciones de fines de mes a precios muy bajos. Ayer las vendió todas y tomó fuertes ganancias. La venta del Central hizo bajar a todas las posiciones de fin de mes del dólar en el Rofex de Rosario, al tiempo que marcó un récord de negocios, ya que se transaron contratos por u$s 239,3 millones de dólares, superando su anterior marca del 27 de octubre, en 52,7%.

Fin de noviembre, que termina hoy, bajó 0,40%, a $ 2,979, mientras fin de año retrocedió a $ 2,998 (-0,33%). Los futuros más largos tuvieron caídas más leves. Fin de enero terminó a $ 3,0160 (-0,23%); febrero, a $ 3,0320 (-0,16%) y marzo, a $ 3,0480 (-0,10%).

Para Maximiliano Ginzburg, de MG Forex, el cambio de ministro coincide con un escenario del mundo donde hay más aversión al riesgo. «Por eso los inversores se refugian en el oro, que ya tocó 500 dólares la onza.» Para Ginzburg, pronto habrá que pensar en invertir en euros, a los que ve en alza, y avanzado diciembre se podrá volver a los bonos en pesos. «El problema es que el gobierno se quedó sin filtro porque ahora si fracasa la economía no va a culpar al ministro», señaló Mariano López Sartorio, de Capital Markets Argentina.

Dejá tu comentario