Cambia discurso Kirchner y se endulza con los bancos

Economía

Néstor Kirchner moderó notablemente su discurso contra bancos y hasta empresas. Fue ayer en otro acto de campaña en el que se dirigió amigablemente a los banqueros respecto del rol que tienen en la economía. No es poco: hace dos semanas, ordenaba acelerar una denuncia contra las entidades por una supuesta cartelización para subir las tasas de los créditos. Como si nunca hubiera existido la crisis financiera en los Estados Unidos. Quizá fue determinante el hecho de que la embestida oficial no hizo más que acelerar la desaparición del crédito a más de un año en la Argentina. Para lo único que sirvió fue para alejar capitales y es la paradoja del actual modelo, supuestamente productivo: el dólar alto se mantiene en la medida en que no haya confianza en el país. Si la hubiera, ingresan capitales del exterior, presionan el dólar a la baja, y obligan a emitir al Banco Central para mantener el tipo de cambio. Por ello es que en los últimos 60 días las reservas prácticamente no se incrementaron. ¿Durará este discurso amigable?

Néstor Kirchner volvió a pedir a los banqueros que bajen las tasas y vuelquen más créditos a la producción. Pero esta vez fue con tono amable: «Es bueno que bajen las tasas para que los empresarios y productores puedan recurrir a nuestros bancos», para agregar que las entidades financieras «deben ser verdaderas poleas de crecimiento; creo que lo van a ser».

El Presidente habló ayer en la inauguración de una fábrica de pintura en Ezeiza. Además de asegurar que la Argentina «está al borde de salir del infierno», consideró que «ya en la Argentina no hay posibilidad de caos.

Junto a Kirchner estuvieron el gobernador de Buenos Aires, Felipe Solá; el candidato a vicepresidente, Julio Cobos (que luego de los rumores sobre desaveniencias con Cristina de Kirchner aparece más seguido en los actos); y el vicepresidente y candidato a gobernador bonaerense, Daniel Scioli.

Durante el discurso, el primer mandatario salió en defensa de las compañías de capital argentino. No lo dijo, pero pareció una respuesta a las últimas operaciones de venta de empresas locales a manos de extranjeros, en particular, brasileños.

«No queremos que a nuestros empresarios los quieran tratar como gerentes (...) Es bárbaro -agregó- que puedan venir a trabajar al país, pero queremos las empresas argentinas, que estén, que compitan, que tengan posibilidades,que tengan respaldo.» Estos fueron algunos pasajes del discurso de Kirchner:

  • Es cierto que tiene que haber más inversión. Pero se ha duplicado y más la inversión en la Argentina. Ha pasado de 10,7% en 2001 a 22,6% del PBI. Son datos reales, concretos que se dan en nuestra economía, la cual está funcionando muy bien y va a seguir muy bien.

  • Todos ustedes saben que generada la demanda viene la inversión. Nadie va a hacer inversión ociosa para tener rentabilidad negativa, para quedar paralizado.

  • Nosotros creemos que estamos en un punto de inflexión. Estamos al borde de salir del infierno y vienen tiempos mucho mejores.

  • Ya ha pasado el terrible susto de la gran crisis financiera que nos tocó en 2001. Sé que la estructura financiera argentina se va a incorporar decididamente a la transformación productiva.

  • Tenemos que dejar de sentirnos menos; muchas veces, pareciera que nosotros no somos capaces de construir un período duradero, largo de crecimiento.
  • Dejá tu comentario