Carambola en INDEC: ahora maquillan los shoppings

Economía

La manipulación de datos del IPC está teniendo efecto sobre otros indicadores de la actividad económica. Es el caso de la información sobre Centros de Compras (CC) del INDEC, según la cual las ventas habrían crecido en volumen a un ritmo de casi 25% anual en setiembre. Lo más probable es que el crecimiento haya sido bastante menor, del orden de 13% anual o algo menos, una cifra para nada despreciable, pero que es sencillamente la mitad de la informada. ¿Cuál es el truco?

INDEC releva la información en CC a precios corrientes; luego construye un índice de precios asociado a esas ventas (en principio, un índice de precios implícitos), y a partir de esa información sobre la evolución de las ventas y los precios, reconstruye la evolución en términos de volúmenes (las «ventas a precios constantes»). Ahora bien, tal como se expresa en los informes del INDEC, el índice de precios se construye «ponderando los productos de los distintos rubros (...) con la variación de precios relevados en el IPC». Es decir que -dado que no se relevan precios en los centros de compras- se usa un sustituto o pseudoíndice de precios implícitos, que utiliza los datos del IPC. Como el IPC está groseramente manipulado, así también la inflación en los Centros de Compras -una mera transformación del IPC- está afectada por dicha manipulación. El resultado es que INDEC calcula que la inflación en los shoppings es de menos de 4% anual (3,7% en setiembre).

Como resultado de ello, con ventas a precios corrientes (bien medidas) que crecen casi 30% anual, y precios (mal medidos) que dan una inflación de apenas 4%, INDEC concluye que las ventas en volumen físico crecen a una tasa de 25% anual. Por supuesto hay buenas razones para esperar que la inflación en CC sea mucho mayor, y por lo tanto que las ventas en volumen estén creciendo menos. En primer lugar, en CC predominan los rubros de bienes por sobre los de servicios, y los precios de los primeros crecen más rápidoque los de los servicios. En segundo lugar, si bien en CC hay rubros cuyos precios están sujetos a control ( indumentaria, alimentos, etc.) éste se ejerce más afuera que dentro de los Centros de Compras. Finalmente, se trata de una actividad en franca expansión (se suma no consumo doméstico y turismo) con claros indicios de exceso de demanda, al menos en términos de tasas de vacancia de negocios.

¿Qué ocurre si en lugar de los precios manipulados se utiliza alguna alternativa (notoriamente imperfecta en este caso) como los precios del interior urbano de la Argentina?

En este caso resulta que el volumen en los Centros de Compras creció en promedio 13% anual en el tercer trimestre de 2007, frente a 22% estimado por el INDEC. La sobreestimación de volumen llega a 12% anual en setiembre, y la diferenciase viene ampliando mes a mes. Si por otra parte los precios en shoppings estuvieran creciendo a una tasa todavía mayor que los precios del interior urbano (14,6% anual en setiembre), el error de estimación del INDEC sería mucho mayor aún.

Por lo tanto, y dado que no es claro que INDEC pueda resolver en el corto plazo los problemas de este indicador -ya que para ello o bien introduce una nueva encuesta, o deja de manipular el IPC- es aconsejable dejar de utilizar este indicador, que puede llevar a cometer errores respecto de lo que está ocurriendo en el sector. Finalmente cabe esperar que el índice tampoco sea utilizado por el Estado o por parte del propio INDEC para evaluar lo que está ocurriendo en la economía.

Dejá tu comentario