Cayó 10% en marzo venta de inmuebles

Economía

Una luz de alarma se encendió en los últimos días en las inmobiliarias a raíz de la prolongación de la pelea entre el gobierno y el campo. Es que este sector fue uno de los principales impulsores del crecimiento de la actividad de la construcción y de la compraventa de propiedades desde la salida de la convertibilidad y cualquier problema que lo afecte, se sabe, tarde o temprano se sentirá en la demanda de inmuebles.

La preocupación de los operadores del sector es entendible porque este conflicto se produce en un momento en el que el mercado no está pasando por su mejor momento ya que desde hace unos meses se está enfriando la actividad.

Esto, en la práctica, significó que las ventas en marzo cayeran alrededor de 10% respecto a igual mes del año pasado, especialmente en el segmento mediano que concentra a propiedades de un valor de entre u$s 100.000 a u$s 250.000.

«En marzo se notó una caída de las operaciones comparadas con el año pasado, particularmente en las propiedades del segmento medio. Esto no pasa en los inmuebles ABC1 ni en los más chicos» señaló a este diario Carlos Sotelo, titular de la Cámara Inmobiliaria Argentina.

  • Afectados

    Esta situación se explica -según el empresario-porque los consumidores de este tipo de producto son los más afectados por el aumento de sus gastos fijos por la mayor inflación y por el nuevo control de AFIP para la venta de inmuebles de más de $ 300.000.

  • Agropecuarios

    El sector del campo, beneficiado por un dólar competitivo y el aumento del precio internacional de los cereales, volcó parte de sus ganancias a la inversión «en ladrillos» como a la compra de autos, especialmente entre 2006 y 2007. En muchos casos, el objetivo fue la compra de departamentos de dos o tres ambientes destinados a los hijos de los productores del interior que venían a estudiar a la Capital. Pero también este fenómeno de la patria sojera fue un motor de la demanda de los inmuebles de alta categoría en Buenos Aires. Esta situación se repitió en las principales capitales de provincia.

    «Si hay un sector como el campo que volcó sus ahorros en los últimos años al mercado inmobiliario y ahora por el aumento de las retenciones van a ganar menos es obvio que van a dejar de consumir este tipo de productos lo que puede generar una caída en la demanda» explicó Guillermo González de la inmobiliaria Araks.
  • Dejá tu comentario