Cayó mal el endurecimiento del cepo al dólar

Economía

Aunque se sabe que van a tener que corregirlo en los próximos días, cayó mal el endurecimiento del cepo al dólar, y las restricciones al mercado de cambio, que como primer efecto (indeseado, por cierto), pararon inmediatamente la actividad de uno de los pocos sectores que quedaba en pie con algún nivel de actividad: el campo. El hecho de que los importadores de los principales insumos, como algunos agroquímicos y fertilizantes, vean ahora restringida su posibilidad de traerlos a dólar oficial ($65), y deban hacerlo al conocido “contado con liqui” ($115), impulsó el alerta inmediato.

Por supuesto que ese será entonces el valor de reposición y el de venta a los productores (que cobran sus productos al oficial menos retenciones, lo que en soja significa un dólar de $46), por lo que todos los cálculos de costo hechos hasta ahora deberían rehacerse con los nuevos precios que en los primeros cálculos hacen desaparecer los márgenes positivos de la mayoría de los cultivos. Ante eso, la primera reacción natural fue la de “stop and see”, o “desensillar hasta que aclare” en la versión local.

El hecho es que esto sucede en el momento exacto de siembra de los cereales de invierno como trigo y cebada, sobre los que se esperaban alrededor de u$s4.000 millones o más, por exportaciones a partir de noviembre-diciembre. “Es como pegarse un tiro en un pie. No puede ser que no hayan tenido en cuenta que además del sector financiero, también está la producción”, sostenía un histórico proveedor de estos insumos que hasta sacó los precios de su cartelera virtual, hasta saber si se corrige o no. Por supuesto que la cuestión alteró un poco más los ánimos en el interior donde se barajan varias cuestiones como el crecimiento de la violencia rural (todavía no explicada del todo por las distintas jurisdicciones); el mantenimiento de las sanciones de EE.UU. al biodiésel argentino que impide las exportaciones, o el “desacople” en el precio de los combustibles, además de incómodas “transferencias” de recursos entre sectores, cada vez más difíciles de explicar.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario