Con bajas o subas, lo que importa no se ve

Economía

No es que se suponga que está por ocurrir un cataclismo ni nada parecido, pero que sus acciones estén marcando el mínimo de los últimos dos años (mientras el Dow sigue rozando nuevos máximos históricos) sugiere que alguien le está escatimando su confianza. De hecho, con casi un quinto (unos u$s 80.000 millones) del total de emisiones de papeles "off-balance" bajo su tutela, crece día a día el número de voces que sostienen que "la entidad" es un pergeño --instrumentado con la anuencia del Tesoro norteamericanopara rescatar uno de los tres socios mayoritarios que la integran, y que no serían ni el Bank of America ni el JP Morgan Chase. Insistimos, no es para asustarse, pero al menos es algo que merece cierta atención. Dicho esto, podemos pasar a lo estrictamente bursátil.

En resumen, un comienzo alcista que se " pinchó" a mediodía, llevando a que dos horas más tarde los cuatro principales indicadores del mercado accionario se internaran en territorio perdedor. De ahí las cosas volvieron a mejorar, pero no lo suficiente como para hacer que el Dow volviera a los niveles de la mañana, de manera que al sonar la campana éste retrocedía 0,15%, a 13.892,54 puntos. El impulso inicial tuvo que ver con los rebotes de Intel y Yahoo! (fue evidente la sobreventa de acciones previa a la difusión de sus balances) tras el cierre del martes, sumado a los buenos números de Seagate, Coca-Cola, Altria, CSX y el JP Morgan Chase. La merma -según dicen-se vinculó al informe de que la construcción de casas había caído al mínimo en 14 años, al nuevo salto del precio del petróleo (aquí se culpó al Parlamento turco y al permiso dado para que el ejército incursione en los territorios kurdos de Irak, lo que disparó el crudo a u$s 89 por barril -retrocedió al cierre a u$s 87,4 al convocar la OPEC a una reunión extraordinaria-), al informe de que el FMI reducía su proyección de crecimiento global para este año, y (rebuscando un poco más) al reporte del Beige Book que hablaba de un desaceleramiento de la economía. Con el NASDAQ ganando 1,04% en la jornada, no hace falta demasiada imaginación para intuir que la fuerza alcista de las últimas dos horas provino del sector tecnológico.

Dejá tu comentario