6 de agosto 2003 - 00:00

"Corralón": desde hoy se liberan $ 2.300 millones

Corralón: desde hoy se liberan $ 2.300 millones
A partir de hoy y hasta fines de setiembre comienza la última etapa de apertura del «corralón». Se trata de la liberación de los depósitos superiores a $ 100 mil, que fueron desprogramados entre abril y mayo pasados, y obligatoriamente colocados a plazo fijo por un período de 120 días.

En total serán liberados en los próximos días $ 2.300 millones, que incrementarán sensiblemente la de por sí abultada liquidez del sistema financiero.
En este contexto, los bancos aseguran que no subirán las tasas para retener clientes y que tampoco planean competir con el dólar por esta masa de dinero. «No hay necesidad de fondos, tenemos efectivo de sobra. Sólo nos interesan los clientes que están dispuestos a realizar plazos fijos a 90 o más días», aseguró el gerente financiero de una entidad privada de capitales españoles.

• Interrogantes

Lo cierto es que la escalada que mostró el dólar en los últimos días plantea interrogantes sobre cuál será el comportamiento de los ahorristas. Hasta el momento -con la liberación de los depósitos de entre $ 42.000 y $ 100.000- los bancos lograron retener entre 75% y 85% de los fondos, según la entidad. Las estimaciones que se manejan en el mercado dan cuenta de que ahora este porcentaje bajaría a valores de entre 50% y 60% anual, dado el efecto combinado de caída en las tasas y alza del dólar. Pero no se trata de un dato que inquiete a los banqueros, para quienes los depósitos son pasivos onerosos mientras no logren ser canalizados bajo la forma de mayores créditos al sector privado. De hecho, hoy la tasa de liquidez sobre depósitos totales del sistema está cerca de 30%, la más alta desde la salida de la convertibilidad.

Actualmente tan sólo algunas entidades pagan más de 5% anual por depósitos a 30 días y casi ningún banco ofrece tasas mucho más allá de 10% en el plazo de 120 días. Según un relevamiento que realizó Ambito Financiero, la mayoría de los bancos planea mantener las actuales tasas y apenas unos pocos admitieron que ofrecerán tasas preferenciales pero únicamente a los clientes que opten por realizar plazos fijos a 90 o más días. Aunque la apertura del «corralón» no tendría un efecto significativo sobre las tasas, sí podría generar mayor demanda sobre el dólar. Si en los próximos días la divisa estadounidense retoma su sendero ascendente, buena parte de los fondos liberados irá a incrementar la presión sobre el tipo de cambio. Planteado este escenario, en los bancos consideran que no tiene sentido elevar las tasas para competir con el tipo de cambio, por lo menos mientras no se vislumbre con certeza cuál puede ser el techo de la divisa. En un contexto así, «no hay tasa atractiva», afirman los banqueros. Sin embargo, se admite que una suba del dólar por encima de los $ 3 podría gatillar una corriente de compras sobre la divisa que obligaría tarde o temprano a un reacomodamiento de las tasas hacia arriba.

Al respecto, vale destacar que durante el mes pasado el menor nivel de tasas se hizo sentir bajo la forma de una caída de $ 750 millones en los depósitos a plazo fijo. Simultáneamente se verificó un alza de $ 1.500 millones en los fondos colocados en las cuentas a la vista (caja de ahorro y cuenta corriente).

Otro factor para tener en cuenta es que el segmento de los propietarios de depósitos mayores que $ 100 mil constituye el grupo de inversores más sofisticados. Esto en la práctica se podría traducir en una mayor diversificación en los destinos de los fondos liberados, parte de los cuales también irían hacia las acciones o los bonos.


Solo 35% de los $ 6.700 millones correspondientes a depósitos de más de $ 100 mil que quedaron atrapados en el «corralón» fueron desprogramados y comenzarán a ser liberados en breve. El resto, $ 4.400 millones, permanecen en el sistema financiero y son fondos cuya propiedad está casi totalmente en manos de ahorristas que tienen recursos de amparo pendientes de resolución.

Los ahorristas que se acerquen a los bancos para buscarles un destino a los fondos tendrán acreditada la suma inicial pesificada a $ 1,40 por dólar más el CER y una tasa de 2% anual. La diferencia entre este valor (en torno a $ 2 por dólar originalmente depositado) y el tipo de cambio de $ 2,9792 será cubierta con la entrega de BODEN 2013, título cuya emisión está demorada a raíz de la gran cantidad de información que está procesando entre el Banco Central y las entidades financieras.

Dejá tu comentario

Te puede interesar