El artículo de Time que destaca a la Argentina por la "recuperación feminista" del Covid-19

Economía

La revista Time destacó a la Argentina por sus trabajos en pos de reducir la inequidad económica entre mujeres y hombres, especialmente durante la pandemia. 

La revista Time destacó a la Argentina por sus trabajos en pos de reducir la inequidad económica entre mujeres y hombres, especialmente durante la pandemia.

"Después de un año terrible para las mujeres en la economía, estos lugares están trabajando hacia una recuperación feminista del Covid-19", se titula el artículo de Time, en el que destacó el papel de la directora de Economía, Igualdad y Género, Mercedes D'Alessandro.

A continuación la nota completa:

Al comienzo de la pandemia de COVID-19, María Teresa Arzamendia comenzó a trabajar en turnos nocturnos. La mujer de 40 años dice que había sido empleada por los dueños de una panadería sin gluten en el oeste de Buenos Aires durante cuatro años, tres de ellos en negro. La flexibilidad de su empleador les permitió a ella y a su pareja dividirse el cuidado de sus hijas, por entonces de 2 y 7 años, mientras las escuelas estaban cerradas. Durante el primer mes más o menos, se las arreglaron.

Pero en abril de 2020, la pareja se separó, lo que complicó el cuidado de los niños. Y luego, en agosto, Arzamendia fue despedida cuando la panadería cerró debido a la pandemia. Reabrió un mes después, pero no fue contratada nuevamente. Afirma que su empleador indicó que se debía a su necesidad de flexibilidad en el cuidado de los niños, y que solo despedían a las empleadas. “Las mujeres en Argentina tienden a encargarse de todo en casa y con los niños”, dice Arzamendia. "Hace un año que, si eres mujer y tienes hijos, simplemente no encajas en el mercado laboral". Ella está demandando a los dueños de la panadería por mantener su empleo en negro. (El dueño de la panadería le dijo a TIME que Arzamendia nunca había trabajado en su negocio actual y que había trabajado para ellos por última vez en una panadería diferente que cerró en 2019).

Desde entonces, Arzamendia ha pasado los últimos meses andando en bicicleta por su vecindario vendiendo pan casero y medialunas y luego vendiendo ropa de bebé y ropa interior masculina a través de Internet. Sus hijas siguen sin ir a la escuela. “Todavía estoy enviando currículums. Pero cuando saben que tengo hijos, no quieren contratarme. Me siento tan fuera de todo”, dice ella.

Millones de mujeres en todo el mundo se han sentido igualmente excluidas de la economía durante el último año. Las restricciones de COVID-19 han aumentado simultáneamente la carga del trabajo no remunerado para las mujeres, con el cierre de escuelas obligando a millones a dejar sus trabajos para cuidar a los niños, y diezmado las industrias de la hospitalidad, el comercio minorista y el trabajo de cuidado que a menudo son los principales empleadores para las mujeres. A fines de 2020, la participación de las mujeres en la fuerza laboral en América Latina había caído al 46%, desde el 52% a fines de 2019, una caída récord en un solo año, ya que 13 millones de mujeres perdieron sus trabajos. A nivel mundial, las mujeres perdieron el doble de puestos de trabajo debido al COVID-19 que los hombres, según estimaciones de McKinsey. En los EE.UU. en marzo, la participación de las mujeres en la fuerza laboral había caído al 57,4%, un nivel no visto desde 1988. A medida que la economía se recuperó de los mínimos de la primavera de 2020, los trabajos han regresado más lentamente para las mujeres de color, con un 10% menos de mujeres negras y un 9% menos de mujeres hispanas y latinas empleadas ahora que antes de la pandemia, en comparación con un 5% menos de mujeres blancas. El Foro Económico Mundial concluyó en un informe de marzo que la pandemia había agregado 36 años al tiempo estimado que tomará cerrar la brecha global de género, lo que significa que ahora tomará un promedio de 135,6 años para alcanzar la paridad entre mujeres y hombres en cuanto a oportunidades económicas, poder político, educación y salud.

Ahora, a medida que se acelera el lanzamiento mundial de las vacunas COVID-19, los gobiernos de todo el mundo están desplegando recursos para impulsar sus economías. Muchos están tomando en cuenta el impacto inmediato de la pandemia en la igualdad de género, pero algunos también están considerando un cambio de paradigma más grande, centrando su atención en los desafíos estructurales que han permitido que la participación laboral de las mujeres se estancara en las últimas tres décadas y las mantuviera al margen de trabajos mejor pagados. Jennifer Klein, copresidenta del Consejo de Política de Género de la Casa Blanca establecido por el presidente Joe Biden el 8 de marzo, dice que las lecciones de la pandemia están rehaciendo las normas estadounidenses en torno al trabajo de cuidados y el trabajo de las mujeres. "No es tanto una oportunidad, es una demanda: este momento exige un gran cambio estructural".

Klein no está sola en esa ambición. En Canadá, Chrystia Freeland, la primera ministra de Finanzas del país, ha establecido un grupo de trabajo compuesto exclusivamente por mujeres para asegurarse de que el presupuesto de 2021, que vence a finales de esta primavera, esté destinado a provocar una "recuperación feminista e interseccional". En Colombia, el gobierno lanzó un fondo en junio para apoyar a mujeres emprendedoras y estableció un programa de capacitación en emprendimiento digital para enseñar a 30.000 mujeres a realizar negocios en línea. En Marruecos, el gobierno lanzó una plataforma digital en mayo para que los colectivos agrícolas de mujeres vendan sus productos en línea. Los gobiernos de Guatemala, Egipto y Georgia también están dando prioridad a las empresas dirigidas por mujeres en su intento de estimular la economía tras la pandemia.

Pero es Argentina la que ha implementado más medidas de respuesta al COVID sensibles al género que cualquier otro país, según la ONU. Eso se debe en parte a Mercedes D'Alessandro, la primera directora de Economía, Igualdad y Género del país. La economía de Argentina, atrapada durante mucho tiempo en un ciclo de auge y caída, estaba luchando incluso antes de la pandemia y se contrajo casi un 10% en 2020. A pesar de los desafíos, D'Alessandro está presionando para utilizar los esfuerzos de recuperación del gobierno para que la economía funcione mejor para mujeres como Arzamendia: ampliación de la infraestructura asistencial; lograr que más mujeres ingresen a industrias dominadas por hombres y viceversa; agregando más flexibilidad para que los padres trabajen de forma remota.

El caso para incorporar mejor a las mujeres en la economía es claro: los analistas de McKinsey dicen que hacerlo aumentaría el PIB mundial en 2030 en $ 13 billones. Para D'Alessandro, también hay un elemento moral: después de un año que ha subrayado cuán esencial es el trabajo de las mujeres para la economía, desde el trabajo de cuidados no remunerado hasta los roles de atención médica de primera línea, dice que los gobiernos se lo deben a las mujeres. "Sin todo el trabajo que hicieron las mujeres este año, no habría economía que reconstruir".

Este siempre fue un trabajo de ensueño para D'Alessandro, quien creció en Argentina. Antes de ser invitada a convertirse en la primera directora de género del país dentro del Ministerio de Economía en enero de 2020, había pasado cinco años criticando la estructura patriarcal de las economías argentina y global a través del medio de comunicación que fundó y editó desde Nueva York, Economía Femini(s)ta. “Había hablado de un papel como ese, pero como vos hablás con tus amigos tomando una cerveza, completamente hipotético”, dice la mujer de 43 años. "Cuando sucedió realmente, no pude decir que no". Empacó su apartamento en Nueva York y se mudó a Buenos Aires, llena de optimismo.

Pero semanas después de su nuevo trabajo, el coronavirus arrasó América Latina, lo que llevó a Argentina a implementar uno de los bloqueos continuos más largos del mundo. (Las medidas solo se suavizaron durante un período significativo en noviembre). D’Alessandro se encontró en la primera línea del momento más desalentador para la igualdad de género en la economía en décadas.

Los números son asombrosos. Para fines de 2021, la ONU predice que hasta 47 millones más de mujeres y niñas habrán caído en la pobreza extrema, un aumento del 9% con respecto a 2019. Las mujeres y las niñas de todos los niveles socioeconómicos están sintiendo los efectos de la pandemia, aunque en diferentes grados. En los países en desarrollo, según una encuesta de marzo de mujeres emprendedoras, casi 4 de cada 10 informaron que sus negocios habían cerrado o podrían cerrar como resultado de la pandemia. En el sudeste asiático y el Pacífico, las niñas se enfrentan a una mayor presión para participar en matrimonios forzados, y alrededor de 1,2 millones de niñas pueden abandonar la escuela como resultado del COVID-19, según una ONG australiana. En India, donde solo el 10% de las mujeres se consideraban parte de la fuerza laboral antes de 2020, la proporción había caído al 7% en noviembre. En los EE.UU., 2 millones de mujeres dijeron en septiembre que estaban considerando tomar una licencia o salir de la fuerza laboral para siempre; las mujeres en puestos de alta dirección tienen un 50% más de probabilidades que los hombres de considerar recortar sus responsabilidades, en gran parte debido al agotamiento durante la pandemia.

Muchos gobiernos están actuando para apuntalar sus economías en ruinas, sin embargo, según un análisis de la ONU del 18 de marzo, solo alrededor del 12% de las medidas fiscales y económicas que han tomado son "sensibles al género", lo que significa que contribuyen directamente a la seguridad económica de las mujeres. A corto plazo, la herramienta más poderosa para frenar el impacto en las mujeres han sido las transferencias directas de efectivo, dice Raquel Lagunas, directora del equipo de género del Programa de Desarrollo de la ONU. En Brasil, las madres solteras que trabajan en el sector informal o que viven en hogares de bajos ingresos reciben más transferencias de efectivo de emergencia cada mes del gobierno. En India, las autoridades transfirieron a 200 millones de mujeres vulnerables 500 rupias (6,50 dólares) al mes de abril a junio del año pasado.

Incluso cuando los programas que no están basados en el género, como la transferencia directa de $ 1.400 del gobierno de los EE.UU. a todos los estadounidenses que cumplen con ciertos criterios financieros, su impacto en las mujeres suele ser mayor, porque a nivel mundial las mujeres tienen un 25% más de probabilidades de estar en la pobreza extrema, es menos probable tener un trabajo y es más probable que cuide de los niños solas. Pero la ONU está pidiendo a los países en desarrollo que vayan más allá y desplieguen un pago mensual temporal del 50% del ingreso promedio local específicamente para las mujeres. Para 132 países en desarrollo estudiados, costaría en promedio un 0,07% del PIB dar los ingresos a las mujeres que experimentan un estrés socioeconómico severo, o un 0,31% del PIB para dárselos a todas las mujeres en edad de trabajar. “Al dirigirse a las mujeres, se garantiza que tengan autonomía financiera y se corrige un desequilibrio de poder en las relaciones”, dice Lagunas. “Cuando las mujeres pueden tomar decisiones sobre el dinero, por lo general lo invierten en la educación de sus hijos, en la reparación de la casa y en la mejora de sus pequeñas empresas”.

En su nuevo cargo, D'Alessandro ha presionado para que se aseguren de que los gastos tengan en cuenta a las mujeres. En septiembre, el gobierno publicó el primer presupuesto del país con perspectiva de género, con un 15,2% del gasto público destinado a programas que apuntan a la desigualdad de género.

D'Alessandro persuadió a los ministros de incluir a todos los trabajadores domésticos, el 97% de los cuales son mujeres, independientemente de su situación laboral, y a los padres que se quedan en casa en la distribución en efectivo de emergencia del país de tres pagos de $ 108, antes de su implementación en abril de 2020. “Tuvimos que trabajar para demostrarles que tenían derecho a recibirlo porque a veces una mujer que trabaja todo el día en su casa con sus hijos no piensa que está haciendo una actividad económicamente importante. Pero lo es", dice D'Alessandro. Se lanzó un programa separado para garantizar un salario mínimo durante seis meses a las mujeres que huyen de la violencia doméstica, que según los defensores se ha disparado durante la pandemia, ya que las mujeres están confinadas en sus hogares con abusadores. La ONU calificó la respuesta de emergencia del gobierno como "ejemplar" en la región.

Arzamendia fue una de las beneficiarias de transferencias de efectivo de emergencia, junto con una prestación por hijo y paquetes de alimentos mensuales para padres desempleados. Usó parte del dinero en efectivo para comprar ingredientes para comenzar su propio negocio de panadería, llevándose a sus hijas con ella para vender los productos. (Las cosas se pusieron un poco más fáciles cuando ella y su pareja volvieron a estar juntos en febrero, dice). "Tengo suerte porque he trabajado toda mi vida", dice. "Pero es más difícil para muchas mujeres que nunca han invertido en su propio negocio o trabajado así".

No es suficiente que los gobiernos den a las mujeres dinero en efectivo para amortiguar el golpe de la pandemia con una mano, dice D'Alessandro, si con la otra están reconstruyendo el mercado laboral que las hizo vulnerables en primer lugar. En Argentina, las autoridades planean priorizar industrias como la construcción, la manufactura, la energía y la tecnología, que se consideran eficientes en la generación de empleo. “Todos estos sectores están extremadamente masculinizados”, señala D'Alessandro. En Argentina, las mujeres ocupan menos de uno de cada 10 trabajos en la construcción y programación de computadoras, y alrededor de uno de cada cinco en la industria. "Entonces, las mujeres no están en los sectores en los que estamos pensando cuando pensamos en la recuperación económica".

Para abordar esto, Argentina ha lanzado programas de empleo para personas vulnerables que han tenido dificultades para ingresar al mercado laboral, proporcionándoles pagos mensuales, ayuda para acceder a empleos y subvenciones para capacitación y educación. Una ley aprobada en octubre ofrece incentivos fiscales e impositivos a las empresas de tecnología que contratan mujeres y personas LGBTQ+. El Ministerio de Obras Públicas ha anunciado que dará prioridad en el financiamiento a proyectos de construcción que tengan paridad de género en su contratación.

Pero aunque los defensores de los derechos de las mujeres reciben con beneplácito tales iniciativas de Argentina y otros países, muchos dicen que la pandemia ha puesto de relieve problemas estructurales más profundamente arraigados que frenan el desarrollo de las mujeres. Aunque la participación de la mujer en la fuerza laboral aumentó a lo largo del siglo XX, ha chocado contra un muro. El porcentaje de mujeres que formaban parte de la fuerza laboral mundial cayó del 51,5% en 1992 al 48,7% en 2017, según el Banco Mundial.

Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina, dice que la pandemia ha obligado a la ciudadanía, a los responsables políticos y a los empleadores a tener conciencia que la desigualdad de género devalúa el cuidado y el trabajo doméstico, y los llevó a reconocer “que las mujeres son históricamente las grandes cuidadoras de sociedad." “Apostamos por un cambio de paradigma”, dice.

En septiembre, la oficina de D'Alessandro publicó un informe en el que estimaba que el valor del trabajo doméstico no remunerado para la economía, si se pagara, sería del 16% del PIB, más que cualquier otro sector. Ella espera que esto comience a concientizar al gobierno y la sociedad de que el trabajo de cuidados es parte de la economía y necesita apoyo estatal. Ya se han logrado algunas victorias: el presupuesto de 2021 incluía un plan para 300 nuevos centros públicos de cuidado infantil en los vecindarios más pobres del país para fines de 2022. Una ley que entrará en vigencia en abril da derecho a los trabajadores remotos a horarios flexibles si están cuidando niños menores de 13 años, personas con discapacidad o personas mayores que requieran apoyo.

Los formuladores de políticas de otras regiones muestran pocos signos que indiquen una revalorización de la prestación de cuidados. Colombia, Brasil, Chile y México han puesto en marcha programas para medir la cantidad de tiempo que las mujeres dedican al trabajo de cuidados. En India, los principales partidos políticos han propuesto pagar a las mujeres por hacer las tareas del hogar antes de las elecciones en estados como Tamil Nadu y Bengala Occidental, lo que provocó un debate sin precedentes sobre la división del trabajo.

El COVID-19 incluso ha forzado la conversación entre los estadounidenses, que históricamente han visto el cuidado como "una responsabilidad privada, una tarea de la que casi ni siquiera se podía hablar en el trabajo", dice Klein, del consejo de género de la Casa Blanca. “Y está empezando a verse como una responsabilidad pública”, dice Klein. "Eso es un gran cambio radical".

La pandemia ya ha desencadenado una transformación crucial, aunque temporal, en los EE. UU. El proyecto de ley de estímulo de 1,9 billones de dólares aprobada en marzo eleva el crédito fiscal por hijo de un máximo de 2000 a 3000 dólares por cada niño menor de 18 años y de 3600 dólares para los menores de 6 años en 2021. A diferencia de los formatos anteriores del beneficio que otorgaban una suma global en reembolsos de impuestos anuales, el efectivo se entregará mensualmente, directamente a las cuentas bancarias de los padres e incluirá a las familias que no tienen ingresos. Los expertos dicen que reducirá las tasas de pobreza infantil en un 40% en 2021.

Klein dice que "piensa y espera" que la experiencia de la pandemia también acerque a Estados Unidos a la licencia familiar pagada. (Es el único de los 41 países más ricos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos y la UE que no ofrece licencia de maternidad remunerada). Las promesas de campaña del presidente Biden incluyeron un paquete de $ 775 mil millones para revisar la prestación de cuidados en los EE. UU. 10 años, entre otras cosas, facilitando el acceso a servicios de cuidado infantil asequibles, construyendo guarderías y ampliando las opciones de atención domiciliaria y comunitaria para los ancianos.

Un desafío para lograr estos cambios es garantizar que no dependan del trabajo mal pagado de las mujeres de color, que a menudo son las que cuidan a otras familias. Khara Jabola-Carolus es la directora de la comisión de Hawái sobre la condición jurídica y social de la mujer. En abril de 2020, publicó un plan de recuperación feminista para el estado, coescrito con activistas comunitarias. Jabola-Carolus creció viendo cómo el llenar la brecha de cuidado estadounidense "dividía enormemente a las familias" con mujeres filipinas que no veían a sus hijos durante una década mientras cuidaban a niños estadounidenses.

“Para nosotros, sumar apoyo para que las mujeres puedan obtener los mismos privilegios que los hombres estadounidenses blancos en el lugar de trabajo no es el objetivo”, dice ella. Entonces, el plan de recuperación feminista, ahora adoptado por cuatro de cinco de los condados de Hawái, exige que el estado utilice fondos de ayuda federales para apartarse de una economía arraigada en el turismo y el ejército, que según los críticos permite la explotación de la población local, que pase a enfocarse a las industrias como la investigación y la agricultura. También exige que las voces de las mujeres, los nativos de Hawai y los habitantes de las islas del Pacífico tengan mayor influencia a medida que los gobiernos locales deciden cómo volver a construirse después de la pandemia. "No queremos una recuperación feminista que no nos aleje realmente de los sistemas patriarcales, como el capitalismo", dice Jabola-Carolus.

Si bien una transición hacia alejarse del capitalismo parece poco posble en la mayoría de los países, D’Alessandro dice que la pandemia puede haber sembrado la semilla de una gran transformación para las mujeres en la economía, si quienes la defienden no abandonan la lucha. Lo siguiente en su lista de tareas pendientes es impulsar una extensión de la licencia de paternidad exigida por el estado, que actualmente es de solo 48 horas, en comparación con los tres meses para las mujeres. Espera que la parte del presupuesto de Argentina contemplada para el género crezca rápidamente en los próximos años. "Lo que hemos hecho hasta ahora es poco", dice D'Alessandro. “Pero este período nos ha permitido reflexionar y construir las herramientas y la información que necesitamos para transformar lo que queremos decir cuando hablamos de economía. Ahora tenemos que tomarlas y empezar a trabajar intensamente de cara a lo que viene ".

Temas

Dejá tu comentario