Gasto covid: amplían el Presupuesto en casi $50 mil millones

Economía

Se sumaron erogaciones para vacunas, Repro y bono. En relación con 2020 cayó asistencia covid y jubilaciones, y aumentaron subsidios energéticos.

El Presupuesto 2021, la “columna vertebral” del programa económico, se amplió en casi $48 mil millones, destinado en su totalidad para gasto vinculado al covid. Sin embargo, en el primer cuatrimestre cayó el gasto primario debido a que la ayuda fue inferior a la de 2020. Así, en abril hubo una mejora del déficit fiscal. A la baja del gasto covid se sumó la contracción del gasto para jubilaciones y empleo público, que subió por debajo de la inflación. Las mayores subas del gasto estatal fueron en subsidios energéticos y programas de vivienda.

En los primeros cuatro meses del año, el Presupuesto aprobado por el Congreso aumentó $47.904 millones, según se desprende del análisis de la ejecución presupuestaria que realiza la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC). Las partidas que mostraron las mayores variaciones fueron la adquisición de vacunas ($29.215 millones), el Repro II para pagar salarios ($22.198 millones) y el pago del bono extraordinario a los titulares de la AUH ($14.000 millones). Los pagos superan a la ampliación presupuestaria debido a que también hubo disminución de otras partidas.

Pese a la ampliación presupuestaria para gastos covid, el déficit primario en abril fue de $55.270 millones, una mejora del 85,2% con relación al desequilibrio alcanzado en abril del año pasado. Esto ocurre debido a que la asistencia covid en la segunda ola es menor este año, debido a las distintas restricciones a la actividad económica, según la explicación oficial. El gasto total en el primer cuatrimestre fue de $638.298 millones, una caída del 26,7% en términos reales. En abril, el gasto covid fue de $25.602 millones, mientras que el mismo mes del año pasado había ascendido a $230.469 millones. La principal diferencia fue que en abril pasado se pagó el IFE de $10.000 a 9 millones de personas, un cuarto de la población.

“El hecho distintivo de la ejecución presupuestaria estuvo dado por la disminución interanual de la ayuda social destinada a paliar los efectos de la pandemia”, describió el informe del OPC. La ejecución del gasto al mes de abril ascendió a 28,1% respecto del crédito vigente, mientras que el año pasado, con solo un mes de pandemia, había alcanzado el 36,9%. La ejecución de programas sociales se encuentra en porcentajes altos, debido a que no estaban en el presupuesto. Los montos destinados para el Repro se ejecutaron en un 97,4% y los bonos extraordinarios en un 96,6%. Por otro lado, la mejora en el déficit se explica por la caída en transferencias a provincias y al Fogar.

La mejora en resultado económico no se da solo por el lado de los gastos, sino también de los ingresos. Pese a que cayeron los aportantes al sistema previsional por la caída del empleo, hubo una mejora de ingresos a la seguridad social, en un 44,9%. En abril del año pasado, se habían reducido los pagos de las contribuciones patronales como parte del programa ATP. Este año esta medida se redujo al sistema de salud y a los sectores críticos que ingresen al Repro.

Además, un menor déficit también se explica por la contracción de otros gastos que no están relacionados con el covid. En abril, los gastos destinados a salarios del empleo público cayeron 12,9% en términos reales, y los de jubilaciones bajaron 13,4%, “por la actualización que tuvieron por debajo de la inflación”, describió la OPC. Donde se verificó un fuerte aumento del gasto fue en los de capital, por el crecimiento en los programas de vivienda (+105,8%) y de obra pública (+58,1%). En los primeros cuatro meses del año, los subsidios energéticos registraron un incremento real del 60,7%, debido al “incremento de los costos de generación de la energía en un contexto de congelamiento tarifario”.

Dejá tu comentario