Gobierno lanzó créditos blandos para la compra de motos nacionales

Economía

Fue en el marco de la visita de Alberto Fernández a una planta de Campana. Las líneas crediticias serán por hasta $200.000 en 48 cuotas fijas.

Con el foco puesto en incentivar la demanda de la actividad industrial, el Gobierno empieza a revelar algunas de las 60 medidas para la reactivación productiva. Como adelantó ayer Ámbito, Alberto Fernández participó del lanzamiento de la fabricación local de motocicletas Royal Enfield en la planta del Grupo SIMPA ubicada en Campana. En este marco Kulfas lanzó créditos para la compra de motos nacionales por hasta $200.000 en 48 cuotas fijas.

La nueva línea se implementará a través del Banco Nación y tendrá una tasa subsidiada del 28,5% para los clientes de la entidad financiera y del 37,5% para quienes no lo sean.

Se podrá acceder mediante la adjudicación anticipada de un préstamo personal a sola firma y el listado contará con una oferta de 40 modelos de las marcas Beta, TVS, Corven, Bajaj, Brava, Keller, Gillera, Honda, Mondial, Kymco, Motomel, Keeway, Benelli, Guerrero, Okinoi y Zanella.

Según pudo saber Ámbito, el Gobierno aspira a que la medida sirva también como una facilidad para que los trabajadores puedan trasladarse a las fábricas y oficinas sin utilizar el transporte público ya que los colectivos, trenes y subtes siguen siendo señalados como uno de los principales vectores de contagio.

“Estamos trabajando fuertemente junto al sector privado para promover la venta de motocicletas producidas localmente e impulsar la recuperación del sistema productivo”, afirmó el ministro Kulfas en la presentación. En este sentido, el presidente de la Confederación Económica de la Provincia de Buenos Aires, Guillermo Siro, coincidió en que “es una buena medida para promover el desarrollo comercial del sector”.

En su visita a la fábrica, el Presidente exhortó a los empresarios a que “se animen a producir” con los cuidados adecuados y destacó la inversión superior a los $700 millones que realizó el Grupo SIMPA y que contempla la creación de 50 nuevos puestos de trabajo directos durante este año y 50 puestos adicionales en 2021.

El sector automotor es clave por la cantidad de puestos trabajo que genera, pero también por el déficit que tiene en la balanza comercial. Por eso el Gobierno sigue de cerca el desarrollo de los proveedores de la cadena. En el caso de las motos, en la mayoría de los modelos no se supera el 5% del contenido local, según advierten desde la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes. Para revertir esta situación el Ministerio de Desarrollo Productivo puso en marcha un Programa de Desarrollo de Proveedores locales, que incentiva a la industria nacional con créditos blandos y aportes no reembolsables.

Desde las cámaras empresariales del sector confirmaron a Ámbito que las autopartistas y las terminales ya trabajan en la elaboración de otro plan de créditos blandos. “La propuesta está apuntada a autos que tengan un mayor nivel de integración de componentes nacionales”, dijo el presidente de AFAC, Raúl Amil, a Ámbito.

En el Gobierno todavía no recibieron la propuesta, pero vienen conversando con las empresas sobre la necesidad de que las importaciones empaten el valor de las exportaciones y tienen en mente un esquema similar al anunciado ayer para promover la venta de otros vehículos nacionales.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario