20 de febrero 2023 - 18:33

Deuda: Gobierno buscará reprogramar vencimientos del segundo trimestre para 2024 y 2025

Sergio Massa acelera el diálogo con privados y busca consensuar instrumentos para despejar el horizonte financiero. En un encuentro con bancos, referentes de la oposición descartaron un nuevo default en caso de que les toque gobernar.

ministerio de economía Hacienda
Ignacio Petunchi

El Gobierno buscará reprogramar los vencimientos de la deuda en pesos del segundo trimestre para 2024 y 2025. Así se lo anticiparon fuentes oficiales a Ámbito. Según explicaron, la Secretaría de Finanzas trabaja en una propuesta para acordar el instrumento con entidades bancarias. En las últimas horas, referentes de la oposición insinuaron la intención de desactivar el “plan caos” y aseguraron a empresas que en caso de ganar las elecciones no irán hacia un nuevo reperfilamiento.

Luego del comunicado en el que los integrantes de Juntos por el Cambio acusaron al Gobierno de dejar una “bomba”, por el nivel de endeudamiento en moneda local y las tasas de interés a pagar, el Ministerio de Economía logró sortear el primer test del mercado. A pesar de los planteos de la oposición, que fueron leídos dentro del Gobierno como intentos de desestabilización, la Secretaría de Finanzas consiguió un roll over 136%, por lo que acumula en lo que va del año un fondeo total de $326.282 millones.

De todas maneras, el Palacio de Hacienda deberá enfrentar un año desafiante. Según datos de la consultora Sarandí, en los próximos siete meses vencen $12,9 billones y dos tercios de ese pasivo se encuentra en manos de acreedores privados. En las puertas de un proceso electoral y ante un eventual cambio de Gobierno, las señales políticas toman más relevancia.

En el Gobierno siguen de cerca el comportamiento de la oposición, pero destacan que luego del comunicado de Juntos por el Cambio “no hubo una situación de corrida y hasta bajó el dólar blue”. Aunque reconocen que “las acciones de los bancos cayeron” y vinculan a este hecho la visita de Patricia Bullrich a la Asociación de Bancos Argentinos. Según fuentes que participaron del cónclave, acompañada de sus referentes económicos, la presidenta del Pro descartó la idea de un default.

En paralelo a este retroceso de la oposición en lo que más de un integrante del Gobierno denominó “plan caos”, fuentes oficiales confirmaron a Ámbito que el Ministerio de Economía inició una negociación con acreedores privados para reprogramar los vencimientos del segundo trimestre del año para 2024 y 2025. La medida apunta a acordar un instrumento que permita despejar el horizonte financiero del año electoral.

“La deuda puede ser sostenible depende de la perspectiva. Para ser sostenible hay que ser creíble, no es que la deuda sea muy grande pero vence muy rápido, a muy corto plazo, por lo que la credibilidad es el punto central, no tanto el monto. Pero es un año electoral y eso complica las cosas”, opinó el titular de Ferreres & Asociados, Orlando Ferreres en diálogo con Radio 10.

Otra fuente del mercado consultada por este medio consideró “viable” la operación que estudia el Gobierno. Argumentó que la deuda por su volumen “es manejable”. Aunque aseguró que hay otras variables que preocupan al Ejecutivo, como la potencial salida de fondos de inversión que quedaron “atrapados” desde 2019 y podrían generar tensión sobre los dólares financieros y la brecha cambiaria.

El fin de semana durante una entrevista televisiva, Massa sostuvo que “el programa financiero no solo tiene que servir para darle estabilidad a la cotización de los dólares financieros", sino también “para garantizar un proceso de recuperación de los pesos que hay en la calle”. En ese sentido, adelantó que “en los próximos días se va a conocer públicamente algunas medidas que vamos a tomar”.

El ministro de Economía sostuvo que gradualmente buscará “reducir las Leliq y la cantidad de pesos circulantes en el sistema financiero que producen una espiral” y aseguró que “hay algo que el Gobierno puede hacer para seguir consolidando el camino de esterilización de pesos excedentes producto de un país que tenía un crédito en dólares con el Fondo que tenía que renegociar y que no tuvo mercado de capitales por una negociación muy desgastante con los bonistas”.

Dejá tu comentario

Te puede interesar