El riesgo-país superó los 4000 puntos: acciones y bonos cayeron hasta 26%

Economía

El S&P Merval se hundió 14,5% y el descenso más pronunciado lo sufrieron los papeles de YPF. Los bonos en dólares, en precio de default, se desplomaron hasta un 20%.

En otra jornada de caídas históricas, las acciones y los bonos argentinos de derrumbaron hasta 26%, mientras el riesgo-país superó las 4.000 unidades, en línea con un nuevo desplome en los mercados mundiales, por los persistentes temores al impacto económico de la pandemia del coronavirus.

Liderando los derrapes de las principales bolsas del mundo -al igual que el lunes de la semana pasada-, el índice líder S&P cayó un 14,5% hasta los 22.087,13 puntos, encabezado por la tendencia bajista de acciones de buena liquidez. El panel líder acumula una baja del 47% (medida en pesos) en lo que va del año.

Los descensos más pronunciados de la jornada los sufrieron los papeles de YPF, con una caída del 26%, en medio del derrumbe del 25% en el precio del crudo en EE.UU. (tocó mínimos en 18 años). En lo que va del año, las acciones de la petrolera argentina baja 77,2%. Además, los activos de Aluar perdieron un 19,8%; los de Galicia, un 18,4%; y los de Transener, un 17,5%. La baja más suave la registró Pampa Energía, que cedió un 5,5%. El balance del día dejó sólo 13 alzas y 130 bajas y un volumen operado en acciones de $1.055,8 millones.

Mientras tanto, la ecuación con la que opera el mercado pareciera simple, en tanto y en cuanto no haya evidencia de una desaceleración de nuevos casos de coronavirus, no se podrá encontrar un piso desde donde comenzar la recuperación.

Las acciones argentinas que cotizan en Wall Street, por su parte, terminaron en su totalidad con números en rojo: disminuyeron hasta casi 27%. Al igual que en Argentina, YPF su ubicó al tope de los desplomes (-26,8%). Luego aparecieron los papeles de IRSA Propiedades Comerciales (-21,9%); Galicia (-20,4%); Cresud (-18,1%); y Macro (-16,1%).

A pesar de todas las medidas que tomaron los gobiernos, operadores alertaron que los principales índices globales se encuentran en una zona cercana a romper posibles soportes, lo que habilitaría a los mercados a buscar nuevos mínimos. “De perforar estas bandas de precios, los índices podrían caer un 30% mientras que en el caso de experimentar un rebote, la ganancia sería cercana al 10%”, advirtió el analista de Rava, Joaquín Candia.

El riesgo país de Argentina, medido por el banco JP.Morgan, se disparó un 11,9% a 4.040 puntos básicos, niveles no registrados desde junio de 2005, antes de una reestructuración de deuda.

Es que los bonos soberanos en dólares, en precios de default, se desplomaron hasta un 20%, en una plaza sin tomadores de activos. “El escenario externo, en conjunción a la situación de la deuda argentina, no hace más que seguir presionando a la baja la curva de deuda al disparar la probabilidad de un default”, comentó un operador.

Dólar

El dólar solidario trepó 65 centavos (0,8%) a $85,10, en sintonía con el oficial minorista, que subió 50 centavos a $65,46. Esta vez, el billete también estuvo en línea con el mayorista, que ascendió 15 centavos al récord de $63,33 pese a que el Banco Central vendió cerca de u$s70 millones. “Casi sobre el cierre de la jornada el Banco Central aprovechó una mejor disponibilidad de recursos privados y con algunas compras recuperó algo de lo vendido durante el día”, señalaron desde ABC Mercado de Cambios.

El mercado argentino acompañó de manera parcial a la región, donde el dólar extendió sus ganancias y tocó máximos de varios años contra divisas de economías emergentes, dado que empresas e inversores preocupados por la epidemia de coronavirus se apresuraron a comprar la moneda de mayor liquidez global.

El dólar blue se disparó $2,75 (3,18%) a su máximo histórico de $89,25, en el marco de una semana turbulenta por los efectos del coronavirus en los mercados. La moneda paralela canalizó la dolarización de carteras ante el “modo pánico” externo.

Por su parte, los tipos de cambio implícitos operaron en alza y la brecha cambiaria superó el 40%, en un clima de creciente aversión al riesgo en el mundo. El Contado con Liquidación (CCL) avanzó $1,36 a $89,53, luego de superar los $90 durante la jornada. De este modo, la brecha con el dólar mayorista cerró en el 41,4%. En tanto, el dólar MEP rebotó $1,45 a $88,35, valor que dejó un spread del 39,5% respecto al mayorista.

En el Rofex, se operaron u$s477 millones. Los plazos mostraron subas promedio del 0,5%. Los meses de marzo y abril concentraron más del 50% operándose al final a $ 64,57 y $67,75 con tasas del 54,97% y 59,94% respectivamente.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario