Juan Diedrichs: "El dólar blue se mueve por efecto manada"

Economía

Periodista: ¿A qué atribuye la caída que vienen teniendo los dólares paralelos?

Juan Diedrichs: El Gobierno tenía dos piedras en el zapato, Pimco y Templeton, que previo a la reestructuración de la deuda habían acordado una salida para los bonos en pesos que tenían de la era Caputo. Al terminar la reestructuración, estos dos fondos tocaron timbre y no los atendieron, por lo que empezaron a salir vía cable y, como el nuestro es un mercado muy chico, se dispararon las cotizaciones. El Central le metió otro torniquete al CCL y la cosa empeoró. Guzmán se dio cuenta, retomó la conversación con estos dos fondos y negoció una salida ordenada, que se dio a través del canje de bonos en pesos por bonos en dólares. Más allá de eso, había un exceso de pesos y escasez de dólares, porque había mayor demanda que oferta de divisas. Quien liquidaba no tenía qué hacer con los pesos, entonces quien tiene un silobolsa prefería estar sentado arriba del cereal, antes que estar en pesos. Ahí Economía empieza a construir una curva de bonos en pesos, lo que le da la posibilidad a quien liquida la exportación de estar linkeado al tipo de cambio oficial. Además, en vez de darle a la maquinita empezó a financiarse en pesos y a secar la plaza. Ahí desapareció gran parte de la presión y parece que el barco empieza a enderezarse. Por otra parte, empezó a acelerarse un poco la devaluación del dólar oficial y se están dando algunas señales fiscales. La macana es cuando interviene la política: la carta de Cristina, la de los senadores al FMI...

P.: ¿Qué ve en el blue?

J.D: Algo de efecto manada. Hay gente que un día te cuenta que va a comprar blue, pese a que está extremadamente caro. Y cuando el blue pega la vuelta y empieza a bajar esa misma persona que te decía que le tentaba comprar ahora te cuenta que va a vender.

P: ¿Ve alguna oportunidad en papeles de Argentina?

J.D.: La Argentina está muy barata. Pero la pregunta es si puede estar más barata todavía. Se tornaba muy difícil comprar Argentina, aunque ahora pareciera haber una bocanada de aire, pero no acompaña el volumen. Ayer se operaron menos de $900 millones en acciones. Si el camino a seguir es Venezuela estamos carísimos, pero si se hacen las cosas como en Uruguay los precios son baratísimos. Un dato de dolor: que un empresario local como Francisco De Narváez decida hundir capital en una empresa es una señal positiva, ya que él, con el asesoramiento que tiene, está viendo algo que los demás no vemos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario