El Banco Mundial aprobó crédito pero llegará si el Fondo aprueba tercera revisión

Economía

El Banco Mundial aprobó dos créditos por 700 millones de dólares a favor de la Argentina, pero los desembolsos quedaron supeditados a que el FMI apruebe la tercera revisión de metas, lo que ocurriría recién a mediados de julio. Esta fue la condición que impusieron varios miembros del directorio para aprobar sendos préstamos.

La institución que preside James Wolfensohn emitió un largo comunicado detallando su visión de la situación argentina. Entre otras cuestiones, exige que el gobierno «renueve el contacto con los acreedores en términos mutuamente aceptables», al tiempo que enfatizó la necesidad de avanzar en una reestructuración de la deuda «justa y transparente». Consideró estas condiciones como «esenciales para mejorar el clima de inversión».

De esta forma, el BM se refirió de manera explícita a la renegociación de la deuda y aclaró cuál es la preocupación de los países desarrollados sobre el tema. Esto anticipa que el Fondo también a la hora de tratar el caso argentino exija un compromiso similar por parte del gobierno para conseguir la mayor aceptación posible de los acreedores.

• Punto intermedio

Los directores del BM por Italia, Gran Bretaña y Japón habían exigido que se espere la aprobación formal de la tercera revisión de metas del Fondo para aprobar el crédito. Finalmente, se llegó a un punto intermedio en la negociación, por el cual sólo se efectivizarán los desembolsos cuando llegue el visto bueno del FMI. Todavía no hay una fecha definida para el tratamiento en el directorio, pero se fijaría la semana próxima.

Uno de los créditos (el que quedó supeditado a la aprobación del Fondo) es de «reforma estructural» por u$s 500 millones y constará de dos tramos. El otro -por u$s 200 millones-estará dirigido a la construcción de rutas nacionales durante los próximos cuatro años.
Ambos fueron otorgados a largo plazo: 15 y 14 años respectivamente.

El organismo fue mucho más benévolo al referirse a la actividad económica, señalando que el directorio «felicitó al gobierno por la fuerte y continua recuperación y por el buen desempeño macroeconómico».

No obstante, también resaltaron que el crecimiento económico sostenido no está asegurado:
«Depende de realizar cambios estructurales que promuevan las inversores y las exportaciones». El crédito de u$s 500 millones aprobado por la institución irá a engrosar las reservas, pero exige como contrapartida que se avance en la reforma del sistema financiero y que se avanza con la reestructuración de los contratos de servicios públicos (ver aparte).

Respecto de la situación de los bancos, la entidad asegura que «el gobierno se comprometió firmemente» a completar los pagos a las entidades (a través de la entrega de bonos) por la pesificación asimétrica.

• Avance

El comunicado aclara, además, que se incluyen medidas destinadas a mejorar la transparencia del gobierno y fortalecer la competitividad de las empresas. Se avanzará, de acuerdo con el detalle brindado, en reducciones adicionales en el mercado de divisas, al tiempo que aumentará la coordinación entre el sector público y el privado para apoyar el comercio.

También el FMI tiene frenados desembolsos que deberían haberse producido a mediados de junio por u$s 650 millones. En este caso, también se esperará al visto bueno del directorio para efectivizar los pagos.

Una vez que se concreten, la Argentina dará vuelta el déficit que mantiene con los organismos multilaterales y que llegó a los u$s 450 millones en el primer trimestre de 2004. Esto se debe a que los pagos realizados fueron muy superiores a los desembolsos recibidos del FMI, del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo.

Dejá tu comentario