El Congreso de EEUU aprobó el presupuesto de Obama para 2011

Economía

El Congreso de Estados Unidos aprobó el jueves un acuerdo presupuestario para evitar un cierre del gobierno, pero las masivas deserciones en ambos partidos adelantaron las difíciles discusiones que se esperan en relación al gasto y a la reducción de la deuda.

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el convenio presupuestario negociado la semana pasada entre el presidente Barack Obama y los líderes legislativos, con 260 votos a favor y 167 en contra.

El convenio, que incluye recortes de gasto por 38.000 millones de dólares en el actual año fiscal, también fue votado en el Senado, donde los legisladores se manifestaron a favor de su tramitación por 81 votos contra 19.

Cerca de un cuarto de los republicanos de la Cámara se opusieron porque los recortes no eran lo suficientemente profundos, mientras que más de la mitad de los demócratas se rebelaron en contra de las reducciones de gastos, temiendo que perjudiquen a los estadounidenses de bajos ingresos.

Las deserciones elevaron las dudas sobre la capacidad del presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, y del presidente Obama para mantener alineados a los miembros de sus partidos durante nuevos enfrentamientos, para elevar el límite de endeudamiento de 14,3 billones de dólares, y para acordar los términos de la ley de presupuesto para el 2012.

Obama hizo de la reducción de la deuda a largo plazo su gran prioridad el miércoles, en un discurso en el que instó a recortar 4 billones de dólares del déficit presupuestario estadounidense en 12 años, asegurando que el tema tendrá un foco primordial durante su campaña de reelección para el 2012.

Ambos líderes han sufrido las consecuencias por el tema del presupuesto, con los republicanos conservadores y los demócratas liberales descontentos con los compromisos asumidos para alcanzar el acuerdo final.

La votación en la cámara de presentantes se produjo después que la independiente Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO por su sigla en inglés) entregó un nuevo estimado que encontró que el impacto real del acuerdo en el gasto del gobierno no alcanzaría los 38.000 millones de dólares acordados.

La CBO dijo que en vez de eso, reduciría el gasto en 20.000 a 25.000 millones de dólares en los próximos años, debido a que muchos de los recortes no tendrían impacto en el balance final del gobierno.

Obama ha dicho que presionará por finalizar con exenciones tributarias para los estadounidenses más ricos, parte de su plan de reducción de deuda a largo plazo, que ha sido criticado por los republicanos que dicen que dañaría a las pequeñas empresas y entorpecería el crecimiento económico.

Pero Obama defendió su llamado a elevar los impuestos a los ricos, diciendo que todos los estadounidenses deben compartir la carga de reducir el déficit presupuestario a largo plazo.

"No es apropiado para nosotros pedir sacrificios a todos menos al dos por ciento de los estadounidenses que están mejor", dijo Obama tras reunirse el demócrata Erskine Bowles y el republicano Alan Simpson, quienes lideran el panel que hace recomendaciones sobre recortar el déficit de presupuesto.

"Deberíamos pedirle a todos participar en este esfuerzo para tener nuestra casa fiscal en orden", agregó.

El secretario del Tesoro, Timothy Geithner, reiteró el jueves las advertencias de que un fracaso en elevar el límite de la deuda en los próximos meses sería irresponsable y podría tener consecuencias graves para la economía.

Geithner dijo a legisladores republicanos en el Congreso que ellos serían los culpables si hacían juegos políticos con el tema y el país se acercaba demasiado a una situación de incumplimiento en el pago de su deuda, que estremecería a los mercados de todo el mundo.

Dejá tu comentario