El movimiento se agota en sí mismo

Economía

Apagándose a lo largo de las ruedas, se llegó a la semifinal de la semana y el Merval debió corregirse en 2,3 por ciento, para quedar muy cerca del mínimo alcanzado en la fecha -937 puntos-y concluir en las 938.

El máximo había resultado una fugaz reiteración del cierre anterior, en los 960 puntos, por lo cual se trató de un desarrollo en pendiente pronunciada y que contuvo algunos casos particulares, que escaparon del promedio ponderado. En tal situación estuvo la plaza de J. Minetti, decayendo 7 por ciento en la jornada, pero puede haber predominado mucho más que vaya a quedar fuera de la nómina líder en el recambio de índice, antes que por falencias de índole intrínseca.

En tal caso, la pérdida de liquidez es lo que se temería, como para originar esa marca tan fuera de todo contexto. En el resto, los derrapes solamente vieron salvarse a TGS, con una gama que cubrió desde uno a cuatro por ciento en el rebaje drástico de cotizaciones.

• Simple razón

La columna de los negocios otorga la causa-simple de un Merval que no pudo sostenersesiquiera.

Se reunieron no más de
$ 30 millones en acciones, efectivos, ubicándose ya en la franja de la debilidad de demanda, y donde la oferta ve que lo que sale a vender impacta en los precios. Ahora, en lugar de atacar los 1.000, habrá que ver si se puede defender la frontera inferior. Un viaje de vuelta.

Dejá tu comentario