Empeoró Argentina en ranking de negocios

Economía

A pesar de que hacer negocios se volvió más fácil en la mayoría de los países latinoamericanos en el último año, la Argentina bajó 8 posiciones en el ranking internacional. Según un nuevo informe del Banco Mundial y la Corporación Financiera Internacional (IFC) el país ocupa el puesto número 101, muy por detrás de Chile (28º), México (43º) y Uruguay (64º). Aun así se ubicó antes que Venezuela (164º) y que Bolivia (131º), que ocupan los puestos más bajos en la región.

Los países mejor posicionados en el índice general entre 175 economías, según la facilidad para hacer negocios, son Singapur, Nueva Zelanda, Estados Unidos, Canadá, Hong Kong (China), Reino Unido, Dinamarca, Australia, Noruega e Irlanda.

Las clasificaciones analizan indicadores del tiempo y costo relacionados con la apertura y operación de empresas, intercambio comercial, pago de impuestos y liquidación de empresas. No considera variables tales como la política macroeconómica, la calidad de la infraestructura, la volatilidad monetaria, las percepciones de inversores ni los índices de criminalidad.

El dato que el informe destaca sobre la Argentina es que el país redujo el pago de indemnización obligatorio de 1,8 a 1,5 mes por año de servicio. Es decir, la disminución en la doble indemnizaciónimplementada durante la crisis económica de 2002.

Esta es, según el Banco Mundial, la única reforma que hizo el país para facilitar la actividad empresaria.

Aun así, en la lista sobre costo de despido, la Argentina es el peor país de la región con 138,7 semanas de sueldo necesarias. Uruguay, entre los mejores, demanda sólo 31,2.

  • Disparidad

    El comportamiento de la Argentina en las diferentes categorías que evalúa el estudio, es muy dispar.

    En cuanto a los días necesarios para comenzar a operar una actividad comercial, en la Argentina se necesitan 32, mientras que en Australia (la mejor posicionada) se demandan sólo dos.

    El costo de comenzar un negocio, en cambio, ubica a la Argentina en una mejor situación que sus vecinos latinoamericanos. Cuesta 12,1% de las ganancias, sólo por detrás de Chile y Brasil (9,8% y 9,9% respectivamente).

    El país se ubica en la última posición en relación con la cantidad de procedimientos necesarios para obtener una licencia. Con 23 trámites,casi duplica lo que se demanda en Chile (12). Sin embargo, el costo para conseguirla es el mejor de la región con 46,3% del ingreso contra países como Nicaragua en donde se necesita 1.002,2%. La rigidez para emplear encuentra este año a la Argentina en mitad de la lista. Con 41 puntos (definidos entre numerosas variables), se evalúa mejor que Venezuela (76) pero muy lejos de Hong Kong, China (0). Lo mismo sucede en el ítem protección a los inversores. Con 4,7 puntos está muy lejos de los 9,7 de Nueva Zelanda (el país donde el capital está mejor protegido) pero muy por encima de Venezuela (con 2,7 es el peor de la región).

    En el tiempo que demanda un empresario para importar tanto como para exportar, la Argentina es el país de la región que cuenta con mayor rapidez de trámites.

    Según los datos que corresponden a América latina, hubo 27 reformas regulatorias (en 13 países) que redujeron el tiempo, el costo y el papeleo burocrático que las empresas conllevan para cumplir con requisitos legales y administrativos. Pero, si bien la región aceleró el ritmo de las reformas, otras zonas están avanzando más rápido.

    El año pasado América latina ocupaba el tercer lugar en la lista de reformas regionales mientras que en el informe de este año, la región está en el quinto puesto, por delante de Asia del Este y del Sur.

  • Consejos

    «América latina debería acelerar el ritmo de las reformas. Este tipo de progreso es necesario para crear oportunidades y un crecimiento más equitativo. Los países latinoamericanos lograrían beneficiarse enormemente con nuevas empresas y puestos de trabajo, que pueden surgir con regulaciones más favorables a los negocios», dijo Michael Klein, vicepresidente de Desarrollo del Sector Privado del Banco Mundial/IFC y economista en jefe de IFC.

    El informe encuentra que los mayores obstáculos que quedan en la región son tribunales lentos y sistemas tributarios elevados y complejos. Por ejemplo, en Bolivia el cumplimiento de un simple contrato comercial mediante los tribunales requiere 47 procedimientos y 591 días. En Brasil una compañía podría pagar tanto como 72% de sus ganancias en impuestos y dedicar unas 2.600 horas al año para cumplir con los requisitos.

    El informe «Doing Business 2007» encontró que tres países latinoamericanos entraron en la lista de los 10 principales reformadores en cuanto a la facilidad para hacer negocios entre 175 economías. Esos gobiernos lograron simplificar las regulaciones para las empresas, fortalecieron los derechos de la propiedad, aliviaron la carga de impuestos, aumentaron el acceso al créditoy redujeron el costo de exportar e importar.

    Brasil mejoró la eficiencia de los tribunales al limitar las apelaciones triviales y simplificar el cumplimiento de los juicios. Chile mejoró la regulación de los administradores de quiebras. Bolivia, que ya tenía una de las regulaciones laborales más rígidas del mundo, la hizo más rígida al exigir a los empleadores que obtengan permiso de los empleados antes de despedirlos. Cuanto menos flexibles son las regulaciones, más contrataciones informales hacen las compañías, pagando sueldos menores y privando a los empleados de los beneficios. Venezuela agregó pasos y demoras al proceso de registro de propiedad y demoró las importaciones en 16 días al implementar controles de divisas.

    Globalmente, la reforma más popular del último año fue aliviar las regulaciones para abrir una empresa. Cuarenta y tres países simplificaron procedimientos, reduciendo costos y demoras. La segunda reforma más implementada (en 31 países) fue bajar tasas tributarias y el papeleo burocrático para pagar impuestos.
  • Dejá tu comentario