Empezó matando y terminó sufriendo

Economía

Quedó en pie, como mejor estandarte del día, la reiteración del gran volumen efectivo para la Bolsa de Buenos Aires, si bien con variantes notorias en la mezcla de órdenes que acompañaron a una tónica imprecisa, a lo largo de la rueda. No llegaban desde el exterior señales apreciadas, al punto que el Dow Jones culminó con otra fecha en baja, siendo impactante en el Bovespa el giro dado por sus especies: para terminar con un derrape de más de 3 por ciento.

En el recinto local, se alcanzó una altura máxima de 2.277 puntos -muy bien sostenido con la liquidez permanente-pero también reconoció un mínimo de 2.249 unidades: y el cierre vio al índice mucho más cercano a lo más pobre del día, con 2.254 puntos y recogiendo una pérdida leve, inferior a 0,3%, aunque dejando presente que toda la energía dispuesta en órdenes se fue consumiendo en esfuerzos, que no aportaron otras mejoras del Merval.

Queda el argumento de ser una rueda bastante confusa en casi todos los recintos bursátiles, que terminó por dar un resultado adverso, después de probar nuevas alzas.

  • Fuerte ritmo

    Lo hecho en la sesión de ayer se anota entre lo mejor de estas semanas, con $ 112 millones de efectivo para las acciones. Y con más de 10% de segmento, sobre los totales.

    Más encalmada Acindar, a razón de la mitad del volumen de la fecha previa, las restantes se movieron en relación a lo hecho antes. Pero, esta vez dejando un saldo contrario en las diferencias entre especies: hubo «34» papeles con mejoras, pero otros «42» en retroceso. Della Penna y Celulosa como las más bajistas, con 4 por ciento, mientras G. Galicia -con casi 2 por ciento-y Tenaris, con rebaja de 1 por ciento, resultaron lastres para el índice ponderado, con suba en Pampa.

    Una fecha tipo «remolino», con vientos cruzados y órdenes que cambiaban de color, variando el predominio. Hoy, deberá aguardarse una definición más nítida. Y la Bolsa, con paraguas.
  • Dejá tu comentario