10 de diciembre 2022 - 12:03

La OMC falla en contra de EEUU por aranceles al acero y aluminio impuestos por Trump

Tras anunciarse la sentencia, la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos rechazó la "interpretación y conclusiones erróneas" de la OMC y anticipó que no acatará la sentencia.

Suiza lleva un reclamo contra los aranceles de EEUU al acero y al aluminio ante la OMC

La Organización Mundial de Comercio (OMC) falló en contra de Estados Unidos en cuatro casos diferentes por los aranceles impuestos al acero y al aluminio durante la presidencia de Donald Trump en 2018, y que continúan en vigencia al día de hoy.

La organización internacional, a través de su Órgano de Resolución de Diferencias, le dio la razón a China, Noruega, Suiza y Turquía, países que realizaron reclamos ese mismo año tras la imposición de una tarifa del 25% a las importaciones de productos de acero y del 10% a los de aluminio.

Según la OMC, estos gravámenes, aplicados por Trump en 2018, violan diversos artículos del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y de Comercio (GATT).

Tras anunciarse la sentencia y pese al cambio de Gobierno en el país, la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos rechazó la "interpretación y conclusiones erróneas" de la OMC y anticipó que no acatará la sentencia.

"Estados Unidos ha tenido la posición clara e inequívoca, durante 70 años de que los asuntos de seguridad nacional no pueden ser examinados en el mecanismo de disputa de la OMC y que la OMC no tiene autoridad para cuestionar la capacidad de un Estado miembro de responder a las amenazas para su seguridad", cuestionó Adam Hodge, portavoz de la Oficina, según un comunicado difundido por las agencias AFP, Europapress y Bloomberg.

En ese sentido, Estados Unidos remarcó que "no tiene intención" de eliminar los aranceles, y que esta decisión de la OMC refuerza su postura de que el mecanismo de resolución de disputas del organismo necesita una reforma fundamental porque es ineficaz.

Washington, al aplicar los aranceles, se amparó en el artículo 232 de la Ley de Expansión Comercial de 1962 de dicho país, la cual permite limitar la importación de algunos productos para proteger la seguridad nacional.

La OMC piensa lo contrario: su fallo considera que las tasas estadounidenses no estaban justificadas por las "excepciones relativas a la seguridad" que son estipuladas por el artículo 21 del GATT, ya que tampoco fueron aplicadas "en tiempos de guerra o de graves tensiones internacionales".

Ahora Estados Unidos podría recurrir al Órgano de Apelación de la OMC, el cual resuelve los litigios entre sus 164 Estados miembros. No obstante, el mismo se encuentra paralizado ya que no cuenta con el mínimo de tres jueces para funcionar, y el propio Estados Unidos se negó desde 2019 a avalar el nombramiento de nuevos miembros ya que considera que esta instancia la perjudicó en distintos dictámenes.

En los últimos días, asimismo, se relevó que Estados Unidos, en conjunto con la UE, planea sumar nuevos aranceles al acero y aluminio chino, amparado en otra excepción de la legislación de la OMC: la protección al medio ambiente, en este caso, por las emisiones de carbono de China.

Desde el sector privado estadounidense, United Steelworkers -sindicato del sector- y el Instituto Americano del Hierro y el Acero, afirmaron que la OMC sobrepasó sus funciones y llamó a la administración de Joe Biden a mantener las tarifas.

Entre 2019 y 2021, EEUU negoció y logró acuerdos con México, Canadá y la Unión Europea para el levantamiento de estos aranceles, luego de que estos amenazan con represalias a las exportaciones estadounidenses.

En el caso argentino, en mayo de 2018, el país logró ser exceptuado del pago de estos aranceles tras alcanzar un acuerdo.

El aluminio se encuentra entre los principales recursos que exporta Argentina a Estados Unidos: Aluar es la principal empresa exportadora de dicho metal mientras que, en acero, se destacan Acindar, Ternaris-Siderca y Ternium-Siderar.

Posteriormente, a principios de diciembre de 2019, Trump ordenó reimponer las tarifas a Argentina y Brasil como resultado de las devaluaciones que afectaron, en ese entonces, al peso y al real, lo que -argumentó el exmandatario estadounidense- representaba "un daño a los agricultores estadounidenses".

Finalmente, Trump dio marcha atrás con la decisión y los aranceles no se aplicaron.

Dejá tu comentario

Te puede interesar