Expectativa hoy en mercados por el debut de nuevo INDEK

Economía

• Hoy se dará a conocer el dato de la inflación en enero, que trascendió sería de 1,2% o incluso bajaría hasta 1,1% • Se confirma así que no incluirá el aumento de 22% en prepagas, algo que la hubiera hecho trepar a 1,6% • Pero tampoco lo incluiría en la inflación que se informe de febrero • Para el mercado es clave cuanto suceda por el impacto que tienen estos datos en los bonos que pagan en función del alza de los precios al consumidor • El de hoy será el primer dato que dé a conocer el Instituto Nacional de Estadística y Censos tras la remoción que el propio Néstor Kirchner dispuso de Graciela Bevacqua, la funcionaria que tenía a su cargo el relevamiento mes a mes de la inflación • «Si no puedo cambiar a un funcionario, ¿para qué estoy acá?», dijo a sus colaboradores el Presidente, profundamente disgustado por la repercusión que tuvo el hecho • Hasta suspendió el asado y posterior partido de fútbol en Olivos a último momento (hubo quienes, como el senador José Pampuro, se enteraron en el propio campo de juego en pantalones cortos) • El secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, fue quien influyó ante Kirchner para remover a Bevacqua, pero basándose en que brindaba información confidencial a periodistas. Ojalá hubiera sido cierto • La molestia en realidad de Kirchner pasaba por tomar conocimiento de que en el Banco Central, Cancillería y Ministerio de Economía existe una burocracia sindical controlada por la izquierda • Uno de sus exponentes en su momento fue Roberto Feletti, hoy en el Banco Nación y ex sindicalista del BCRA • En el INDEC puntualmente opera el Partido Obrero, que lidera Jorge Altamira, hermano de Ismael Bermúdez, quien escribiera la primera nota sobre la remoción de Bevacqua en el monopolio «Clarín». Los dos se apellidan Wermus pero utilizan seudónimosen sus actividades • Cuando estaba en el Banco Nación, a Felisa Miceli (quien no goza de la mejor simpatía de Cristina Fernández de Kirchner) le tocó enfrentar a este sindicalismo contra el accionar de su marido, el Pacha Velasco.

Hoy se informará que la inflación de enero fue de 1,2%, (incluso podría bajar a 1,1%) en medio de los cambios que impulsó la semana pasada el gobierno en la conducción del INDEC. Una alta fuente a Néstor Kirchner le aseguró a este diario que el dato del aumento de precios del primer mes del año «es absolutamente cierto y demostrable», y rechazó cualquier posibilidad de hablar «de un índice alternativo». Basa su afirmación en que el listado del INDEC no varió en sus ponderaciones y que las fórmulas utilizadas son las mismas que en los años anteriores.

Los datos definitivos sobre el IPC se conocerán oficialmente a las 16 horas, y el desafío que tendrá entonces el Ministerio de Economía a cargo de Felisa Miceli es que la difusión del índice en un porcentaje más bajo que el esperado por los analistas privados sea admitido por el público sin mayores críticas.

Para ello, el gobierno deberá dejar en claro qué sucederá con la ponderación del índice de prepagas. Sucede que originalmente el INDEC había comenzado a tomar como medición válida a la que informaba el incremento de 22% en promedio, lo que llevaba la suba por encima de 1,6%. Sin embargo, la intervención que hizo la nueva conducción encabezada por Beatriz Paglieri, ordenó cambiar la estimación por el régimen de «copagos» que en lugar de ese porcentaje, reglamenta incrementos no mayores a 2%.

  • Ordenamiento

    La explicación pública que se dará oficialmente hoy sobre este capítulo, es que las facturas que indicaban incrementos de 22% son en realidad «notas de crédito» que deberán descontarse en febrero. «Lo que se hizo fue ordenar esa medición, ya que luego no tendría sentido descontar 22% cuando se calcule qué hubiera pasado este mes con las prepagas», reflexionaba ayer la fuente ante este diario.

    En el resto de los rubros que mide el IPC, los datos oficiales hablan de aumentos importantes sólo en el caso del turismo, y por cuestiones estacionales. En los otros ítems, fundamentalmente alimentos, «hubo un problema en la primera semana del mes y por arrastre de diciembre, lo que proyectaba una inflación para todo enero de 2%. Esto se corrigió sólo en las tres semanas siguientes, y por eso la inflación se ubicará ahora en el nivel que se presentará», según la interpretación oficial.

    Por otra parte, confesó que generó mucho malestar en el Ejecutivo la polémica desatada por el desplazamiento de Graciela Bevacqua como directora del INDEC. Para justificar la medida desde el gobierno destacaron que esta funcionaria también «había sido nombrada a dedo», y «no se trata de una experta en mediciones o estadísticas sino de una profesora de matemática». Dijo la fuente además que «la medición de la inflación es una tarea de más de 200 personas, y el director lo único que hace es darle el visto final antes de presentarlo y para esto Paglieri está mucho mejor preparada que Bevacqua». Considera además que los técnicos del organismo y la dirección de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), aprovecharon la polémica para presionar al gobierno, ya que «piensan que los cargos son de ellos y que sus puestos son inamovibles». Recordaba el funcionario que Bevacqua fue nombrada durante el gobierno de Fernando de la Rúa y que no se trata de una funcionaria de carrera, que sí sería el caso de Paglieri.

    Por su parte, desde ATE amenazan con continuar esta semana con su programa de protestas, comenzando por una «clase magistral» dada hoy al público por los afiliados del gremio, donde prometen explicar la forma en que se elabora el índice de inflación y cómo éste se puede manipular desde el cargo que ostenta Paglieri. Lo mismo se piensa hacer para la difusión del índice de pobreza e indigencia, la valoración de la canasta básica de alimentos y el cálculo del Coeficiente de Variación Salarial (CVS). Para ATE, estar cerca de la medición de la inflación resulta central: la CTA a donde está afiliado el sindicato, está a punto de comandar discusiones de las convenciones salariales en sus gremios bajo la condición que éstas cubran el incremento inflacionario esperado para 2007.

    Según el gobierno, esta sería la verdadera intención de la difusión por parte de los trabajadores del INDEC cuando amenazan en mostrar los «datos reales» de la inflación: tener un indicador muy superior al oficial (que en enero sería de 1,7%), para presionar a partir de este último porcentaje subas salariales para los afiliados de la CTA.
  • Dejá tu comentario