Fallo de Corte duplicará tasa para ahorristas

Economía

La Corte Suprema pondría fin hoy a los reclamos contra la pesificación con un fallo que declara «abstractas» las demandas de los ahorristas y equipara cada dólar depositado al valor de mercado que tiene actualmente la moneda estadounidense. La ecuación se habría terminado de ajustar ayer por la tarde entre los seis jueces que participarán hoy en el último plenario del año del tribunal.

La fórmula aceptada por la mayoría de los jueces consiste en reconocer el capital depositado por los ahorristas bancarios prácticamente en forma íntegra: $ 1,40 + CER por dólar y se le computará un interés de 4% anual. Con esta metodología se estará casi en la paridad del dólar actual de $ 3,08. La solución económica fue una creación del juez Ricardo Lorenzetti, virtual presidente de la Corte Suprema. Todos habrían coincidido que la evolución de la relación peso/dólar arroja una equivalencia práctica que en algún caso puede superar los $ 3,10.

Según su promotor, la iniciativa, en cierto modo, acota la posibilidad de que los ahorristas vuelvan a litigar contra los bancos reclamando la devolución de dólares por depósitos atrapados por el corralón durante la crisis financiera de 2002. Los jueces consideran que esa fórmula matemática satisface la pretensión de los ahorristas aunque -reconocen- no impide nuevas demandas por daños y perjuicios de aquellos ahorristas que se consideren perjudicados.

Si se toma el rendimiento del bono del Tesoro norteamericano más bajo, 3% o 4% anual, desde el momento en que se debió restituir hasta ahora (cinco años) existe un perjuicio contra los ahorristas que algunos estiman en 20%.

También prevé límites a posibles acciones cruzadas que pudieran emprender los bancos, que han insinuado su derecho a reclamar el reintegro de las diferencias pagadas a más de $ 2,86 a varios centenares de amparistas, a los cuales les devolvieron más de $ 23 mil millones cuando la tasa de interés anual estaba fijada en 2%. Sobre este punto el nuevo fallo pesificador tomará algunos recaudos. Se recostará en el voto del juez Eugenio Zaffaroni que en el caso Bustos les otorgó validez a las medidas cautelares que las hace definitivas. Es decir, frena cualquier posibilidad de que los bancos puedan demandar a los ahorristas.

«Técnicamente se podría votar mañana (por hoy), pero puede haber un cortocircuito de último momento que frustre la votación», se sinceró anoche un juez supremo.

Las posibilidades de firmar un fallo que declare «abstractas» las acciones de amparo iniciadas por ahorristas se incrementaron en las últimas semanas, desde la modificación legislativa que permite al máximo tribunal formar mayoría con cuatro de sus siete miembros.

Hay cuestiones fundamentales sobre las cuales la Corte no realizará ningún pronunciamiento.   

  • El primero se refiere a la constitucionalidad de la pesificación. La única defensa sobre la validez de las leyes de emergencia la hará el juez Jorge Maqueda, posiblemente en voto propio. Se evitará así dejar en evidencia la contradicción del máximo tribunal de Justicia, cuando en dos anteriores oportunidades votó por la redolarización de los depósitos bancarios y en defensa del derecho a la propiedad. Fue en 2003 en el caso San Luis y luego en el caso Smith, con sendas sentencias donde declaró inconstitucional la pesificación. Cuando iba a votar en ese mismo sentido en la causa Lema, el presidente Néstor Kirchner denunció que la Corte lo estaba extorsionando y alentó al Congreso a iniciar el juicio político y la destitución de la mayoría de los integrantes del tribunal. El ahorrista cordobés Lema murió sin una sentencia sobre sus ahorros. Los jueces supremos de la denominada «mayoría automática» menemista fueron decapitados. A posteriori y con un tribunal completamente reformado vino el caso Bustos, que avaló la pesificación. En realidad se trató de un fallo dividido, porque Zaffaroni reconoció la pesificación por arriba de los u$s 70 mil.

    En el caso Bustos, el destituido juez Antonio Boggiano había desarrollado una teoría similar a la que hoy votarán los nuevos jueces supremos. Allí, Boggiano dijo (lo adelantó este diario en octubre de 2004) que la evolución de la relación entre el peso y el dólar podría producir, en un tiempo determinado, una equiparación que convertiría en abstractos los planteos de los ahorristas, porque el cálculo económico giraba en los $ 3.   

  • Nada dirá la Corte sobre el derecho de propiedad. Sólo expresará que los ahorristas que fueron afectados por la pesificación tienen derechos patrimoniales. Y que este fallo que acerca sus reclamos al valor del dólar de mercado no afecta esos derechos.   

  • También mantendrá silencio con respecto a las costas de los juicios. En un primer momento se indicó que en primera y segunda instancia les correspondería a los bancos y, en caso que llegara a la Corte, a los ahorristas. Sobre esta materia no habrá ninguna mención especial.
  • Dejá tu comentario