Firma un efímero pacto de tasas Kirchner con bancos

Economía

• El Central pondrá en marcha medidas para abaratar pesos a bancos.
• Reducirá la tasa por pases activos y extenderá los plazos a 60 días.
• Habrá $ 3.000 millones diarios disponibles para el sistema financiero.
• Es la antesala de la baja de tasas que anunciará Kirchner en las próximas horas frente a banqueros argentinos, extranjeros, públicos y cooperativos.

El Banco Central lanzará hoy una batería de medidas para inyectar liquidez en el mercado y bajar el costo del dinero. Se trata de la antesala del anuncio que prepara el gobierno de reducción generalizada de tasas por parte de los bancos, que se definirá en las próximas horas.

Las asociaciones de bancos mantendrán reuniones hoy a la mañana para determinar el alcance de la disminución del costo de los créditos, que tuvo un fuerte incremento en los últimos dos meses. El objetivo expresado por Guillermo Moreno es, de manera generalizada, que las tasas de las líneas de consumo bajen a 12%, y las destinadas a la producción deberían pasar a 9%.

Pero la intención del gobierno es que las tasas bajen de la manera más generalizada posible. Y esto incluye a los créditos hipotecarios, uno de los segmentos en los que más se notó el aumento de las tasas porque se trata de líneas de largo plazo.

El principal obstáculo para llevar adelante estas medidas es que se encareció sustancialmente la captación de fondos para los bancos. La Badlar (tasa para plazos fijos mayoristas) saltó de 8% a mediados de año a 12,5% y en alza en la actualidad. Las entidades optaron por trasladar este ajuste al público.

  • Objetivo

    Las decisiones apuntan a descomprimir las tasas, sobre todo para plazos cortos, y darles mayor disponibilidad de liquidez a las entidades. Estas son las medidas que se divulgarán hoy (algunas recién entrarán en vigencia mañana):   

  • El Central elevará el monto de crédito diario que está disponible para bancos a través de pases activos de $ 2.000 a $ 3.000 millones. La medida parece inocua y busca sólo impactar con el anuncio, ya que la demanda de pesos por parte de los bancos es sustancialmente menor. De hecho, el stock total de pases tomados por los bancos es muy inferior a los $ 1.500 millones.   

  • Habrá, además, una extensión de los plazos en los pases activos. Esta medida sí tendrá impacto. Hasta ahora, el Central prestaba a un plazo máximo de treinta días. Pero se elevará hasta 60 días. Por lo tanto, las entidades podrán hacerse de fondos a plazos más extendidos, sin depender de la captación de recursos del mercado.   

  • Reducción simultánea de las tasas: además de darle más plazo a los pases, se reducen los rendimientos. Para siete días pasa de 10,25% anual a 9,75% anual. Para 30 días pasa de 10,75% a 10,25%. Y para 60 días la tasa fue fijada en 10,75%. Se trata de rendimientos que bajan sustancialmente los costos de captación que los bancos debían pagar en el mercado.   

  • Fuerte inyección de liquidez vía Lebac: el BCRA sólo renovará menos de 50% de los vencimientos en la licitación de hoy: sobre $ 1.300 millones, sólo tomará $ 600 millones. Los restantes $ 700 millones serán inyectados en el mercado. La mayor parte de las Lebac que vencen está en manos de bancos públicos, por los que serán los principales beneficiados de este aumento de liquidez.

    Por supuesto, este tipo de acciones le quita al Central «margen de acción» para llevar adelante su política de esterilización (absorción) de pesos, clave para contener la inflación.

    Lo mismo puede decirse de la promoción de pases activos para bajar la tasa. Si los bancos reemplazan sus depósitos privados por los fondos del Central (más baratos), el efecto podría ser un fenomenal aumento en la cantidad de pesos en circulación, lo cual también puede impactar en una inflación ya recalentada.

    El otro efecto de las medidas es sobre el dólar. No puede descartarse que esta emisión de pesos tenga como destino la compra de dólares en vez del otorgamiento de más crédito barato. De hecho, el Central ya había acortado los plazos de otorgamiento de pases para evitar que los bancos se pasen con esos fondos a la divisa. La autoridad monetaria ya dio señales claras de que está dispuesta a mantener el techo de la cotización de la divisa a $ 3,20 hasta las elecciones. ¿Mantendrá esa actitud después del 28 de octubre? La venta de reservas se acentuó en las últimas semanas con ese objetivo y no puede descartarse que el gobierno admita una cotización algo más alta con dos objetivos: perder menos reservas y, al mismo tiempo, mejorar la competitividad vía tipo de cambio.

    La explicación por la que el gobierno decide tomar estos riesgos hay que buscarla, obviamente, en la proximidad de las elecciones. La medida de tinte electoral se suma a la rebaja ya anunciada en los precios de una lista de productos en supermercados y almacenes.
  • Dejá tu comentario