Templeton se confiesa: mantiene u$s2.500 millones de bonos en pesos

Economía

Aclaró que en emisiones bajo jurisdicción internacional sólo mantiene u$s55 M, por lo que no forma parte de las negociaciones con la Argentina.

El fondo Templeton, uno de los más poderosos del mundo, hizo ayer una aclaración, pero también una confesión. La casa que maneja Michael Hasenstab confirmó que ya desarmó todas sus posiciones en deuda argentina emitida bajo jurisdicción internacional, asegurando que sólo mantiene unos u$s55 millones en estos papeles y que, a raíz de una posición tan poco relevante, no forma parte de las negociaciones con la Argentina. Sin embargo, también aseguró que su presencia en el país continúa siendo importante, y que en algún momento se convertirá en la casa a seducir. Según un comunicado emitido ayer, Templeton mantiene bonos en pesos, y por lógica bajo jurisdicción local, por unos u$s2.500 millones. Es una cifra más que importante. Pero algo deprimente. Originalmente ese dinero llegaba a los u$s4.000 millones. Esto implica que en el país, Templeton lleva perdidos unos u$s1.500 millones. Lo positivo es que, según el mensaje de ayer, aún cree y mantiene esas inversiones.

Según el comunicado conocido ayer, Franklin Templeton aclaró que “no es un tenedor significativo de bonos” de deuda soberana argentina regida por ley extranjera y por lo tanto no se encuentra involucrado activamente en las discusiones con el Gobierno nacional sobre una potencial reestructuración, ni es parte de ninguno de los grupos de bonistas que buscan negociar”. Dijo además que “Templeton Global Macro sólo posee una pequeña porción (u$s55 millones, valor nominal total al 30/04/2020) de la deuda argentina regida por ley extranjera, lo que representa un 0,08% del total de esta deuda en circulación que, según se ha informado, es de u$s69 mil millones”. Finalmente confirmó que “la gran mayoría de las inversiones de Templeton Global Macro en Argentina es en deuda denominada en pesos, sujeta a ley local. Al 30 de abril de 2020, poseemos u$s2.500 millones de deuda soberana local en pesos. De este monto de u$s2.500 millones, el equipo de Templeton Global Macro posee u$s1.450 millones (el 58%) en nuevos bonos emitidos también en pesos que fueron adquiridos como parte del canje de instrumentos de deuda realizado por el Gobierno durante el pasado mes de mes de marzo”. Templeton está así también posicionándose como el principal fondo de inversiones a tratar cuando, luego de un esperable acuerdo con los acreedores con deuda emitida bajo jurisdicción internacional, comience el turno de definir la deuda criolla, en pesos y dólares.

El fondo es dirigido por una leyenda de las finanzas. Michael Hasenstab, uno de los pocos financistas top a nivel mundial que puede mostrar como cucarda, el haber superado exitosamente la crisis de 2008. Casi al nivel de otro gran acreedor del país, hoy muy mencionado: BlackRock, de Larry Fink. Hasenstab puso a comienzos de 2018 su mira en un mercado poco explorado hasta el momento: la Argentina, donde una gestión “market friendly” y donde un conocido de conocidos, Luis Caputo, ejercía el rol de ministro de Finanzas y prometió una operación espectacular. El 14 de mayo de 2018, cuando el país lanzó una megaoperación de colocación de deuda, a través de la reapertura de la colocación de los Bonos del Tesoro 2023 y 2026, Templeton ingresó con sus primos hermanos del Black Rock por casi u$s3.000 millones. Era parte de la estrategia de Luis “Toto” Caputo, que esa semana se jugaba parte de su prestigio de “Messi” de las finanzas locales, intentando la renovación de unos u$s30.000 millones en aquellos megavencimientos de Lebac de un martes al mes. Caputo no sólo logró la renovación del 100% de las Letras, sino que además pudo colocar la operación de los Bote con el desembarco de Franklin Templeton en el país.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario