Four Seasons será de Gates y un saudí

Economía

La cadena de hoteles de lujo Four Seasons Hotels Inc. anunció ayer que aceptó la oferta presentada por un grupo de inversores que encabezan el príncipe saudita Alwaleed bin Talal y un fondo privado de inversiones de Bill Gates, el fundador de Microsoft, y que ronda los u$s 3.800 millones. Los futuros dueños de la cadena de origen canadiense se cuentan entre los tres hombres más ricos del planeta, según el ranking anual que publica la revista «Forbes». La operación ya fue aprobada en forma unánime por el directorio, según un comunicado distribuido por la vendedora. De todos modos, según se informó, en abril próximo habrá una asamblea de accionistas que deberá aprobar (o no) el acuerdo. La propuesta deberá reunir dos tercios de los votos para que se concrete la venta. En noviembre pasado, Kingdom Hotels International, del príncipe Alwaleed, y el fondo Cascade Investment LLC., de Gates, lanzaron una oferta para adquirir Four Seasons y retirarla de la oferta pública. En ese momento, Alwaleed ya controlaba 23% de las acciones de Four Seasons, en tanto Cascade contaba con una participación de 8,2%.

Four Seasons opera 74 hoteles de lujo en 31 países, entre ellos la Argentina y Uruguay; en Buenos Aires tienen un cinco estrellas en Cerrito y Posadas, que había «nacido» como Hyatt de la mano del egipcio Gaith Pharaon y hoy es de su hijo Laith Pharaon -contrato de uso de marca que se canceló sin demasiadas explicaciones-; en la oriental Carmelo el mismo Laith tiene el «resort» Four Seasons, un complejo de cabañas de lujo con cancha de golf y embarcadero propios. Sus «naves insignia» son el George V de París y el Beverly Wilshire de Beverly Hills. La cadena es conducida por Isadore Sharp, que recibirá u$s 289 millones por la venta y conservará (con su familia) una parte «significativa» de la empresa.

Al Waleed no es un extraño en el negocio hotelero: hace algunos años era dueño del mítico Plaza Hotel de Nueva York, hasta que se lo vendió a una constructora israelí. En la actualidad, el que fuera uno de los íconos de la ciudad está siendo transformado en un complejo de «appart-hotel» de altísimo precio. En abril, una controlada del príncipe pagó u$s 3.240 millones por Fairmont Hotels & Resorts Inc., también canadiense, que maneja, entre otros clásicos, el Savoy Hotel de Londres y el Chateau Frontenac de Québec.

Dejá tu comentario