Fuertes negocios en los CEDEAR

Economía

En otra muestra de su encogimiento decidido, el sector accionario con papeles de origen local, movió no más de $ 11 millones (que se hacen sumamente pobres, pasados a dólares) y con el otro listado, el comprendido por los «certificados de títulos foráneos, reuniendo unas cinco veces más: por arriba de los $ 51 millones de efectivo. En total, cerca de los $ 62 millones y, si se lo considera en un número global, se coloca como de lo mejor en lo que va del año para realizaciones en nuestro recinto. Da para cortar mucha tela la nueva fisonomía, del recinto de Buenos Aires: que así como puede proveer recursos para sostener al sistema y sus gastos, puede sellar la suerte de poseer una Bolsa llamada, genuinamente, «argentina». Desvíos de la crisis, de todos los conceptos mezclados y los valores alterados. Pero, es lo que hay, y a esa sola condición es posible adaptarse para seguir operando. Lo demás, suena hoy a «cháchara» (había que haberlo previsto hace una década...).

• Volatilidad


Bastante abiertas las puntas, con máximo que tocó los «415», pero mínimos en «402» y un cierre de «407». Los mervales apenas sacando la cabeza del agua, mínimamente positivos, en tanto la plaza clave -Pérez Companc- movió 1,5 millón de títulos y repuntó a los $ 2,26 para desplomarse a $ 2,21 en el cierre (había estado en $ 2,18) generando otro día de fuerza adversa, un lastre para la nómina líder. Lo peor prosiguió en Acíndar, casi 10% abajo... (Mar dudoso).

Dejá tu comentario