Estiman derrumbe recaudatorio del impuesto País para este año

Economía

Según los datos aportados por la AFIP, en su primer año de vida aportó unos $134.971 millones. Es dinero absolutamente libre para el Gobierno.

El resultado de la primer variable importante que arrojó 2020, trajo una certeza para la situación fiscal del Gobierno. Según los datos de la recaudación impositiva del ejercicio anterior, los ingresos subieron un 32% el año pasado contra el 36% de inflación que se espera para 2020. Si bien el porcentaje está abajo, no lo está tanto como promediaba durante el período y terminó superando el IPC en los últimos cuatro meses del año con lo que se supone que en 2021 mejorará. Sin embargo, al menos en uno de los capítulos, hay una buena noticia y una preocupación. Según los datos aportados por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) del Impuesto Para una Argentina Inclusiva y Solidaria (País), en su primer año de vida aportó unos $134.971 millones. Es dinero absolutamente libre para el Gobierno, que además no tiene comparación contra 2019 cuanto el tributo no existía. Es un dinero importante, pero con una trayectoria del tributo en dos etapas bien diferenciadas: antes o después del 15 de septiembre; día en que comenzaron las restricciones al acceso al dólar ahorro.

En agosto de 2020, último mes de vida plena de la libertad para comprar los u$s200 mensuales (y cuando se vendieron unos u$s 740 millones), los ingresos llegaron a los $21.888,5 millones, representando el record mensual por estos tributos. El acumulado de la recaudación al octavo mes del año pasado, llegaba a los $89.611,1 millones, proyectándose para fin de año (si no hubieran existido las trabas al acceso del dólar ahorro que se aplicaron 15 días después de fin de agosto), más de $200.000 millones. Sin embargo, y al ritmo de la prohibición para la compra de los u$s200; los ingresos comenzaron a caer mes a mes. En noviembre fueron $8.480 millones y se recaudaron unos $7.495 en diciembre. Se supone que la tendencia continuará en el primer trimestre de 2021, con lo que la recaudación final podría ubicarse más cerca de los $100.000 millones que de los $200.000 millones. Ni hablar de los $342.713 millones que figuran en el Presupuesto para este año diseñado en el Ministerio de Economía y aprobado sin cambios por el Congreso Nacional. Será inevitable que el Gobierno pierda ingresos proyectados en este capítulo, si se mantienen las restricciones al acceso al dólar ahorro, medida que por el momento no hay ni pistas que pueda modificarse. Todo lo contrario. El éxito que ve el “ala política monetaria” del oficialismo en la aplicación de estas trabas, hace imposible pensar en una flexibilización en los permisos para comprar dólar ahorro durante el primer semestre del año.

La conclusión es simple. Si esto ocurriera, el País quedaría como un tributo para trabar las compras de dólares, encareciendo la operación y ya no como un aporte importante para la recaudación impositiva, en tiempos en los que el Gobierno necesita dinero fresco para reducir el déficit fiscal. Igualmente algo de pesos trae y su vigencia ayuda a que la mira del Fondo Monetario Internacional (FMI) sea un poco más flexible. Desde Washington siempre se considerará que la prioridad es que entren pesos al fisco para reducir el déficit fiscal. Que sea un impuesto distorsivo o productivo, es un debate para más adelante.

El problema para el Gobierno es que dentro del Presupuesto para el próximo año el Ministerio de Economía calculó los ingresos de este tributo, a partir de la aplicación libertaria del régimen para poder comprar los u$s200 habilitados. Esto es, sin mayores restricciones para que cualquier argentino habilitado pueda adquirir esas divisas, pero pagando un 30% de sobreprecio. Esos $342.713 millones significaban un 82% más que el proyectado para este año y representaría un aporte (según el promedio de 101 del dólar que aún calcula el propio Presupuesto para el próximo año) unos u$s3.400 millones de ingresos. Para tener una idea de lo que debería haber ingresado, el monto hubiera alcanzado largamente para cumplir en tiempo y forma con los u$s154 millones correspondientes al servicio de intereses de la deuda emitida bajo legislación local e internacional dentro de la última reestructuración de la deuda soberana. También para clausurar el acuerdo pendiente, y en default, con el Club de París por unos u$s1.866 millones. Eventualmente además hubieran ayudado a cumplir con los vencimientos de Letras Intransferibles del Banco Central correspondientes a 2021, que alcanzaría los u$s9.625 millones.

Dejá tu comentario