Inflación, Brasil, leyes y superávit en la agenda

Economía

La forma de combatir la inflación, la evolución del superávit fiscal, la relación con Brasil y las leyes que el Congreso nacional debería aprobar antes de diciembre. Estos fueron los cuatro principales temas de agenda que el presidente Néstor Kirchner y la designada ministra de Economía, Felisa Miceli, analizaron ayer por la mañana. La estrategia frente al Fondo Monetario fue un capítulo mencionado, pero tanto Kirchner como Miceli prefirieron esperar unos días para volver a trabajar sobre este tema.

Unos 35 minutos duró el encuentro en la Casa de Gobierno, del que sólo participó, además del Presidente y la ministra, el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, pero sólo en algunos pasajes.

El contenido temático de la conversación de ayer fue el siguiente:


• Inflación. Hubo críticas veladas a la forma en que Roberto Lavagna eligió encarar el problema.

Fundamentalmente se cuestionaron los fallidos acuerdos de precios cerrados por el ex ministro. El problema, según la coincidencia de Kirchner y Miceli, es que éstos no se cerraron con todos los actores, sino con una parte. Ambos coincidieron en trabajar en una línea que ya viene siendo analizada dentro del gobierno y que se basa en negociar acuerdos sectoriales con todos los rubros, incluyendo los productores primarios, distribuidores, proveedores y comercializadores; además de incorporar a las asociaciones de consumidores y, eventualmente, a los sindicatos a la mesa. Ni Kirchner ni Miceli creen que un incremento salarial bien manejado pueda llegar a implicar presiones inflacionarias, en lo que es otra crítica a Lavagna.

También se habló de la posibilidad de aumentos adicionales de las retenciones en aquellos productos con mayor presión exportadora o en la alternativa de bajar los aranceles aduaneros para otros bienes que se incrementan por la demanda interna (textiles y útiles escolares).

Leyes en el Congreso. El Presidente prometió a la ministra que se acelerarán varios proyectos que el Legislativo debe tratar antes de fin de año y que Miceli considera importantes para su gestión. Obviamente el primero es el Presupuesto Nacional, sobre el que la ministra no hará objeciones (sobre todo en el incremento en el gasto de obra pública), y que podría aprobarse antes del recambio del 10 de diciembre. Pero además Miceli pidió que se acelere el tratamiento de tres proyectos impositivos. El primero es la prórroga hasta 2007 del impuesto al cheque y el segundo es la posibilidad de descontar de Ganancias las inversiones en bienes de capital e inmobiliarias para las pymes.

Impuestos. Kirchner le adelantó a Miceli una noticia que luego Alberto Fernández le comunicó al titular de la CGT, Hugo Moyano: no habrá suba en los mínimos no imponibles de Ganancias. El Presidente y la ministra también acordaron que no habrá bajas en la presión de las retenciones a las exportaciones. Incluso ambos coincidieron en profundizar su uso en los rubros más inflacionarios.

• Brasil. Miceli mencionó que se modificará la Política Automotriz Común (PAC), cuyo acuerdo se podría firmar en los próximos días; y de la marcha de las negociaciones por los aranceles comunes.

Superávit. Miceli ponderó el manejo fiscal del gobierno, y éste prometió mantener durante «todo mi mandato» esta política.

C.B.

Dejá tu comentario