23 de agosto 2002 - 00:00

Insiste el Banco Central: ya se puede liberar "corralito"

Insiste el Banco Central: ya se puede liberar corralito
El director del Banco Central, Guillermo Lesniewer, aseguró ayer que «están dadas las condiciones para levantar las restricciones» al «corralito» financiero y que también se podría «avanzar» en la devolución de depósitos reprogramados.

Lesniewer disertó en una conferencia sobre política económica en la Universidad Torcuato Di Tella, donde a último momento debió reemplazar al presidente del Banco Central, Aldo Pignanelli, quien no pudo asistir porque -según explicó el propio Lesniewer- se encontraba afectado por una fuerte disfonía.

Durante su presentación, el director del BCRA consideró que «están dadas las condiciones para levantar las restricciones» al «corralito» (cuentas a la vista), y aseguró que en el caso de las personas físicas « se podría hacer en forma inmediata».

En cuanto al denominado «corralón» (depósitos reprogramados), destacó que hay consenso entre el Central y la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA) « para dejar liberados a los que tienen depósitos de menos de 10 mil pesos, lo que se podría hacer en forma inmediata con tres cheques diferidos», con lo cual se beneficiará a más de 70% de los ahorristas acorralados. En rigor, la exposición de Lesniewer fue una síntesis del plan que el Central presentó hace un mes al FMI. Pero el programa no prosperó por las disputas del BCRA con Economía.

Sobre la situación actual del sistema financiero, Lesniewer precisó que «el 'goteo' del 'corralito' prácticamente desapareció». No obstante ello, en junio y julio salieron entre 1.100 y 1.200 millones de pesos por amparos, por lo que consideró que si no hay una rápida solución a este problema « posiblemente esta tendencia se mantenga hasta fin de año».

• Revisiones

Más optimista, el director del Central indicó que los depósitos de libre disponibilidad están aumentando y la tasa de interés real está bajando, por lo que «hay algunas revisiones de ajuste al programa monetario para el segundo semestre, de acuerdo con lo sucedido en los últimos dos meses». En el mismo tono, destacó que en dicho período « el dólar prácticamente no sufrió modificaciones, el Central pasó de perder reservas a recuperarlas y la inflación se está desacelerando».

En tanto, consideró que los bancos suspendidos tras el default y la devaluación «
no fueron tantos ni tan importantes». En este sentido, Lesniewer destacó que según las proyecciones que manejan en el Central se avanza hacia un sistema financiero compuesto del siguiente modo:

35% en manos de bancos regionales y de capital nacional como el Patagonia, Macro, Bansud, etcétera.

• 35% para las entidades extranjeras.
15% a cargo de bancos privados también nacionales, pero de mayor envergadura. Aquí citó al Galicia.

15% en posesión de entidades públicas. Por otra parte, Lesniewer aseguró que desde que se sancionó en 1992 la Carta Orgánica del Banco Central « se respetó a rajatabla la independencia» de este organismo, lo cual «fue llamativo porque se había respetado aun con el cambio de signo político» en el gobierno nacional.

Sin embargo, mencionó que todo cambió cuando en mayo de 2001 el entonces ministro de Economía,
Domingo Cavallo, por cuestiones fiscales impuso a los bancos un título público por 2.000 millones de dólares que debilitó la liquidez del sistema, proceso que « terminó con el 'corralito', implementado entre gallos y media-noche y sin ninguna participación del Banco Central».

Dejá tu comentario

Te puede interesar