21 de noviembre 2008 - 00:00

"La crisis hoy es de expectativas"

Alberto Arizu
Alberto Arizu
"El año que viene será complejo. Sobre todo porque hay una importante crisis de expectativas en todos los ámbitos, que impacta negativamente en el consumo y que no será fácil de resolver.» Con esta afirmación, Alberto Arizu, dueño y director comercial de la bodega Luigi Bosca, explicó su visión sobre el estado actual del mercado local. En un diálogo con Ambito Financiero, el empresario, que prevé una facturación este año de $ 80 millones ($ 20 millones más que en 2007), habló sobre cómo impactará la crisis financiera mundial en el sector vitivinícola. A continuación, lo más saliente de la entrevista.

Periodista: ¿Cómo impactó el freno en el consumo en su empresa?

Alberto Arizu: Nos afectó como a todos. Hasta octubre veníamos con un crecimiento de 8%, pero luego las decisiones de compra se paralizaron. De todas maneras, estamos esperando a ver qué ocurre en diciembre, que es uno de los meses tradicionalmente más fuertes en ventas para el sector.

P.: Si las ventas siguen cayendo, ¿cuál será la clave en el rubro vitivinícola para afrontar la crisis?

A.A.: Hoy más que nunca, la Argentina debe aprovechar la crisis financiera internacional para posicionar los vinos en el exterior. La clave está en las exportaciones.

P.: Sin embargo, los especialistas hablan de una recesión mundial que frenaría las exportaciones en la mayoría de los rubros...

A.A.: Es cierto, pero en nuestro sector esto funciona de manera inversa. Los vinos argentinos hoy disponen de mayor competitividad para comercializarse fuera del país, sobre todo en Europa, porque son menos costosos que los que se elaboran allí, y la calidad es buena. De hecho, están muy bien vistos en todo el mundo, y nuestra apuesta para 2009 estará centrada en las exportaciones, que creemos alcanzarán 50% de nuestra facturación, 5% más que lo que representó este año.

P.: ¿Cuáles son actualmente los principales países a los que la Argentina exporta vinos?

A.A.:
Brasil, México, Holanda y los Estados Unidos.

P.: La mayoría de esos países sufre actualmente una importante desaceleración en sus economías. ¿Aun así, cree que el intercambio comercial con dichos países no se frenará?

A.A.: Hasta el momento, todo indica que no. Es más, si bien Estados Unidos pareciera de los más afectados, hay estudios que indican que en aquel país se prevé que el consumo de vinos se duplique en los próximos cinco años. Lo que más me preocupa hoy es lo que sucede en Brasil, que es el tercer mercado más importante para nuestro sector. Allí, las ventas están sujetas a cómo evolucione el valor del dólar, que actualmente está muy fluctuante.

P.: ¿Qué pasará en 2009 con el mercado interno?

A.A.:
Será un año complejo. Sobre todo, porque hay una importante crisis de expectativas en todos los ámbitos, que impacta negativamente en el consumo y que no será fácil de resolver. Mientras haya incertidumbre acerca de lo que ocurrirá con la economía, los consumidores seguirán recortando gastos. De todas maneras, el consumo local de vino viene en caída desde hace dieciséis años por el cambio en el gusto del consumidor argentino, y recién ahora está entrando en un proceso de estabilización.

P.: ¿Las medidas que recientemente anunció el gobierno contribuyen a generar mayor incertidumbre en el mercado?

A.A.:
Sin dudas. Medidas como el repentino anuncio de la estatización de las AFJP no hacen más que atentar contra las expectativas del consumidor y generar más confusión acerca de los que sucederá.

P.: Varios empresarios del sector decidieron cancelar lanzamientos y proyectos de inversión. ¿Usted también se vio obligado a tomar medidas similares?

A.A.:
No cancelamos ningún proyecto aún. Seguimos trabajando en el desarrollo de nuevos productos, aunque seguramente analizaremos sobre la base de la situación que vivamos en 2009 qué productos conviene lanzar y por cuáles esperaremos a que las condiciones del mercado mejoren.

Entrevista de Marcela Pagano

Dejá tu comentario

Te puede interesar