El reto de Lavagna al FMI

Economía

El economista y exministro de Hacienda de Néstor Kirchner pidió al organismo que "emita Derechos Especiales de Giro (DEG, la moneda de reserva) en apoyo de una economía mundial que ha sufrido una tremenda caída". Lo hizo por Twitter.

Roberto Lavagna ensayó ayer un tiro por elevación a los Estados Unidos y su rol, en medio de la crisis económica que azota al país, al pedirle al FMI menos palabras y más dinero. Lo hizo en la criptolengua que suele emplear el economista cuando quiere plantar algún concepto pero sin quemar del todo el pasto que pisa. Lavagna dijo que quiere “menos opiniones del FMI” y que “en cambio emita Derechos Especiales de Giro (DEG, la moneda de reserva) en apoyo de una economía mundial que ha sufrido una tremenda caída”. Lo hizo en Twitter.

La historia cuenta que la Argentina viene solicitándole al Fondo dinero fresco, unos u$s4.000 millones por este concepto. Pero fuentes del organismo parecen entender que, citando el libro de Truman Capote, las plegarias, esta vez, podrían no ser atendidas. Explican que Estados Unidos, el principal miembro del Fondo, no gusta de la política de los DEG, ya que esto no le permitiría la discrecionalidad que viene aplicando a sus decisiones, es decir, que los DEG no permiten un taylor-made. “A Estados Unidos siempre le gusta mirar a la cara a quien le da la plata y los DEG no le dejarían hacer esto”.

Por otro lado, el propio FMI ha dado cuenta que cientos de países le están pidiendo en este momento dinero y a todos los miembros les corresponderían teóricamente los DEG. Este activo de reserva se asigna a los miembros del FMI de acuerdo con la cuota de acciones que cada uno tiene, basado principalmente en el PBI de cada país, y una vez emitido a un país, éste puede cambiar el DEG por una moneda de libre uso.

Por ahora, al menos, el propio FMI no está dispuesto a sentar a la Argentina en la mesa de discusiones. No quieren tocar el acuerdo stand-by, a pesar de que, entiende, ya no está vigente, porque buscan que el país llegue a un acuerdo con los bonistas. Señalan que cuanto mejor salga el acuerdo para Argentina, más recursos estarán disponibles para saldar la deuda con Georgieva en los próximos años.

En rigor, recién en septiembre de 2021 habría que comenzar a saldar algo con el organismo. La titular del FMI viene de advertir por una posible ola de bancarrotas en bancos “débiles”, debido a la crisis del coronavirus (Covid-19). El jefe de la ONU, Antonio Guterres, pidió que se ofrezca alivio de deuda a todos los países en desarrollo y de ingresos medios por la pandemia del coronavirus. Curiosamente, como hizo Lavagna ayer; e instó al FMI a considerar un aumento de la liquidez mundial mediante la emisión de nuevos DEG. “El alivio de la deuda aplastante no puede limitarse a los países menos desarrollados”, dijo Guterres en una reunión de alto nivel de la ONU sobre las consecuencias económicas de la pandemia. “Debe extenderse a todos los países en desarrollo y de ingresos medios que soliciten apoyo al perder el acceso a los mercados financieros”. Piedra libre para la Argentina.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario