Megalicitación: Economía colocó deuda por $219.000 millones y cierra octubre con rollover del 106%

Economía

No llegó a renovar ayer todos los vencimientos semanales pero apeló al colchón obtenido en subastas previas. Hoy buscará ampliar el fondeo neto en la segunda vuelta. Mucha demanda de dólar linked.

El Ministerio de Economía tuvo ayer la prueba financiera más exigente del último tramo del año. En la primera vuelta de una megalicitación de deuda en pesos, colocó casi $219.000 millones. Si bien el monto captado a través de los siete títulos ofrecidos no le bastó para renovar en su totalidad los abultados vencimientos semanales de alrededor de $266.000 millones, apeló al colchón que había conseguido en las dos primeras subastas del mes y cerrará octubre con financiamiento neto positivo.

Hubo amplia demanda de dólar linked y las Lelites mejoraron su performance. Hasta el momento, el fondeo extra conseguido es de casi $22.000 millones y equivale a un ratio de rollover de los compromisos mensuales del 106%. Hoy, en la segunda vuelta de la licitación destinada a los aspirantes a creadores de mercado, buscará ampliar el resultado.

El equipo financiero de Martín Guzmán, quien partió ayer a Roma para participar de la cumbre del G-20 y reunirse con Kristalina Georgieva por la negociación con el FMI, se mostró satisfecho con la operación. “Era un desafío muy grande este vencimiento, en un mes desafiante en términos de volumen y de composición. Si se excluye el bono que refinanciamos con el Banco Nación en septiembre (el TS21, un título colocado por Luis “Toto” Caputo, que le hizo perder $140.000 millones a la entidad, como reveló Ámbito), octubre era el mes de mayores pagos del año. Además, casi el 77% estaba en manos de tenedores privados”, señalaron fuentes del Palacio de Hacienda.

Para la estrategia financiera de Guzmán, la deuda en pesos juega un papel central. El incremento del fondeo en el mercado local es la vía a la que apuesta para reducir gradualmente la asistencia monetaria del Banco Central al Tesoro mientras año a año recorta el déficit fiscal. Es algo que el Gabinete económico considera importante para evitar una mayor emisión derive en presiones adicionales sobre el dólar y la brecha cambiaria. Y es también una de las exigencias del FMI en la negociación en curso de un nuevo programa que permita refinanciar el préstamo de u$s45.000 millones que tomó Mauricio Macri.

Programa financiero

Para este año, el ministro había presupuestado cubrir el 60% del déficit con emisión y el 40% con endeudamiento neto. Esta pauta se cumplió hasta julio pero en los últimos tres meses hubo un menor nivel de rollover de la deuda en pesos (junto a un mayor déficit por motivos estacionales y por una ampliación del gasto) que llevó a acelerar la asistencia del BCRA. El viernes pasado, por caso, el Central le giró otros $95.000 millones de adelantos transitorios al Tesoro (ver nota aparte) que elevaron la participación de la emisión en el mix de financiamiento anual al 74%.

Hasta ayer, el endeudamiento neto en pesos acumulaba en el año $435.570 millones, lo que equivale a un ratio de refinanciación de los vencimientos del 115%. Superados los meses más exigentes, los funcionarios esperan recuperar terreno en el último bimestre y acercar lo más posible el mix de financiamiento a la meta del 60%-40%, aunque aclaran que no se trata de un parámetro estricto y el escenario luce complejo. En lo que queda de 2021, los compromisos a renovar suman unos $590.000 millones: unos $313.000 millones en noviembre y cerca de $280.000 millones en diciembre.

“Disipadas las elecciones y con un perfil menos exigente, uno podría esperar que el volumen de refinanciamiento esté más cerca del acumulado anual que del nivel de los últimos meses. La idea es continuar haciendo lo que venimos haciendo. Los resultados nos acompañan”, expresaron fuentes oficiales.

Detalles de la licitación

En la megalicitación de ayer, Economía recibió 1.299 ofertas por un total de $253.983 millones de valor nominal, del cual adjudicó $211.173 millones. El grueso del excedente no convalidado correspondió a los dos bonos dólar linked ofertados, que ante la búsqueda de cobertura cambiaria de los inversores tuvieron una fuerte demanda que superó el tope de emisión que habían dispuesto los funcionarios. En términos efectivos, el monto colocado equivalió a $218.783 millones.

La Secretaría de Finanzas, encabezada por Rafael Brigo y Ramiro Tosi, había puesto sobre la mesa siete títulos: una Letra de Liquidez del Tesoro (Lelite) a 25 días, exclusiva para fondos comunes de inversión; dos letras a tasa fija (Ledes) a febrero y marzo; dos bonos indexados a la inflación (Boncer) a septiembre de 2022 (T2X2) y a marzo de 2023 (TX23); y dos bonos atados a la evolución del tipo de cambio oficial (dólar linked) a noviembre de 2022 (T2V2) y a abril de 2023 (TV23).

Las Ledes fueron las que atrajeron mayor flujo. En el mercado especulaban con la posibilidad de que algunos organismos públicos hayan participado en este segmento. En la Lede a febrero Finanzas captó $33.989 millones a una tasa nominal anual del 42,08% y la nueva Lede a marzo consiguió $65.120 millones al 42,79%.

En segundo lugar se ubicaron los bonos dólar linked. El T2V2 recibió ofertas por u$s563 millones pero los funcionarios adjudicaron hasta el tope que se habían fijado previamente: u$s310 millones. Esto significó el ingreso de $32.420 millones. En el TV23 hubo ofertas por u$s234 millones y se adjudicaron u$s178 millones, es decir, un monto efectivo de $18.121 millones.

Este tipo de instrumentos protagoniza un rally alcista en las últimas semanas ante la gran demanda de cobertura del mercado de parte de los inversores que apuestan por un salto devaluatorio poselectoral o una aceleración del ritmo de depreciación. Se trata de un escenario que el Gobierno descarta ya que considera tener el poder de fuego necesario para evitar disrupciones en la plaza cambiaria oficial. Los bonos dólar linked se pactan en pesos pero su valor se ajusta según la evolución del tipo de cambio mayorista. Al emitirlos hasta bien entrado 2023, Economía refuerza sus señales de que no devaluará. Tal es la búsqueda de cobertura que estos títulos cotizan a rendimientos negativos en el mercado secundario y Finanzas también pudo convalidar tasas negativas: -4,17% para el T2V2 y -1,02% para el TV23.

Fuentes de Economía explicaron que la razón por la cual no adjudicaron más dólar linked pese a la gran demanda fue que buscan guardarse margen en ambos títulos para volver a ofrecerlos durante noviembre en un nuevo canje anticipado del bono T2V1 (como adelantó Ámbito), un bono dólar linked que expira el 30 del próximo mes y que representa el compromiso más exigente del último bimestre. Igualmente, en una conversión previa realizada a comienzos de octubre Finanzas ya despejó el 45% del monto original en circulación de ese título.

Por otra parte, el Boncer más corto (el T2X2) también atrajo muchos fondos ante un mercado que apunta a cubrirse de la inflación: este bono permitió captar $47.274 millones a una tasa real del 2,53%. El más largo (TX23), en cambio, sólo aportó $8.405 millones al 3,51% real.

Finalmente, las Lelites mejoraron significativamente su performance. Estas letras de muy corto plazo exclusivas para FCI, que debutaron hace dos semanas en las colocaciones del Tesoro con baja demanda, esta vez casi cuadruplicaron su volumen adjudicado. Captaron $13.455 millones a una tasa nominal anual prefijada en 34,25%, medio punto más alta que en la licitación previa.

Segunda vuelta

Hoy, se realizará la segunda vuelta de la licitación en el marco del programa de Creadores de Mercado, en la cual sólo estarán disponibles las dos Ledes a las mismas tasas de corte de ayer. En esta instancia están habilitados a participar los 13 bancos y sociedades de Bolsa (Alyc) que actúan como aspirantes a market makers, quienes podrán suscribir hasta un 20% adicional del monto adjudicado en la primera vuelta en cada una de esas letras. Es decir, si se colocara todo el margen disponible, Finanzas podría engrosar el fondeo neto mensual en cerca de $20.000 millones.

Dejá tu comentario