Llega a comercios el temor a Moreno

Economía

A una semana de haber dado a conocer el polémico 1,1% de inflación de enero, el INDEC sigue transitando una tensa situación. Los empleados del organismo no están dispuestos a que avance el control a las mediciones -no sólo de los precios-y hoy se reunirán otra vez en asamblea. Hasta es probable que se movilicen hacia el Ministerio de Economía, en repudio a Beatriz Paglieri y en busca de respuestas.

Nada es seguro todavía. Lo cierto es que esta situación ya sobrepasó a los técnicos del INDEC. Es un problema mayor, incluso supera al secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. La manipulación de datos, la intervención con Paglieri a la cabeza y el ingreso de fuerzas de seguridad generaron desconfianza en el organismo. La prueba está en que a los encuestadores se les hace cada vez más difícil que los distintos comercios respondan sus preguntas.

«La gente no le ve más sentido. Nos dice que total después se cambia todo», explica una empleada. Esta situación de incertidumbre también desencadenó muchas versiones, tanto dentro como fuera del organismo. Y todo sucede porque ningún directivo del INDEC salió a dar explicaciones sobre lo que pasó y lo que va a pasar con los cálculos futuros que hagan. La aparición de Claudio Lozano, economista de la CTA, el viernes en las puertas del INDEC calmó un poco los ánimos de los empleados, quienes mantienen la idea de organizar un paro si no hay cambios.

  • Miedo

    Hoy habrá asamblea y se decidirá cómo seguir adelante con esta situación. Mientras tanto, «hay varios comerciantes que tienen miedo de ser perseguidos por la Secretaría de Comercio Interior-», según explican los encuestadores del organismo, los que ahora reciben como respuesta un «no vengas más».

    No se sabe si Moreno tiene la lista de los comercios que conforman la muestra del IPC, la que Graciela Bevacqua, antigua directora de dicho índice, le había negado, decisión que le costó su puesto. Esto quiere decir que tampoco se sabe si la actual directora, Beatriz Paglieri, se las entregó, violando el secreto estadístico. Lo cierto es que las sospechas llegaron a varios comerciantes, que optan por no contestar más a las encuestadoras del IPC. De seguir así, ¿sobre la base de qué información se elaborarán los futuros índices?

    Las farmacias y los comercios minoristas de los rubros de alimento e indumentaria fueron los que más rechazaron las visitas de los encuestadores, según precisó otra supervisora del índice.

    Donde casi no hubo negativas fue en las mediciones de alquileres, consultas médicas, supermercados y electrodomésticos. La precisión cuantitativa de los rechazos se conocerá recién el 28 de este mes, día en que cierra la entrada de datos.
  • Dejá tu comentario