Mercados nerviosos

Economía

La reacción de Wall Street en la media hora final fue decisiva para sacar a la Bolsa de Nueva York de sus mínimos del año y dejar a los inversores con mejor humor para hoy. Esa reacción permitió que en Buenos Aires la Bolsa recortara pérdidas y terminara 1,6% abajo, en lugar de 5%. En Brasil, el dólar trepó a 3,14 reales y las acciones bajaron 1,14%, dentro de un clima enrarecido también por los conflictos en el gobierno de Lula. Los bonos posdefault en Buenos Aires fueron golpeados por la suba de las retenciones a las petroleras, medida anunciada el martes por el gobierno. Las bajas llegaron hasta 3%. El dólar, con fuerte presión de compras por parte del Banco Central y particulares, subió a $ 2,93 a pesar de que los exportadores ingresaron la altísima cifra de u$s 88 millones. Para hoy, la divisa quedó muy tomadora y puede subir.

La Bolsa porteña vivió ayer una verdadera montaña rusa. Al compás de los mercados internacionales, el índice Merval llegó a mostrar una caída de 5,53%, aunque al final se recuperó para terminar con un rojo de 1,61% (a 940,39 puntos) y mejores perspectivas para la apertura de hoy. La recuperación de las acciones no llegó al mercado de bonos posdefault, donde los más perjudicados fueron los papeles que cotizan en pesos ajustables por CER. La caída más notable fue la del BOGAR 2018 con 3,5%. Los BOCON PRE8 perdieron 1,30% y los PRO12, 2,40%. El monto de negocios de títulos públicos fue más alto que los días anteriores, al llegar a $ 520 millones. De todas maneras, es una cifra 40% inferior al volumen habitual. El BODEN 2008 en pesos retrocedió 0,5%. También bajaron los BODEN en dólares, a pesar de la suba de la divisa. La serie 2013 perdió 0,33% y la 2012, 0,43%. En el mercado de bonos los inversores buscan coberturas en las Lebac indexadas que están alcanzandoprecios más altos en el mercado secundario que en las licitaciones del Banco Central.

El dólar tuvo un comportamiento mucho más tranquilo, considerando el fuerte aumento que tuvo la cotización en Brasil, que subió nuevamente hasta 3,14 reales. En Buenos Aires se elevó apenas un centavo y cerró en $ 2,93.


• Compras

El Banco Central volvió a comprar u$s 45 millones, a lo que se agregaron otros u$s 11 millones del Nación y la fuerte demanda de dos bancos extranjeros. De esta forma se equilibró el elevado ingreso de u$s 81,8 millones por la liquidación de la cosecha gruesa. Para hoy, en el mercado mayorista el dólar quedó muy tomador ya que había una demanda poscierre de u$s 40 millones contra una oferta de sólo u$s 8 millones. El precio final mayorista de $ 2,923 para la compra y de $ 2,928 para la venta, seguramente no resistirá y el dólar hoy abrirá hacia arriba.

En el mercado se insiste en que el malhumor es esencialmente por la suba de las retenciones a las exportaciones de hidrocarburos que cambian las reglas de juego a pocos días de que el presidente Kirchner afirmó en Estados Unidos que había seguridad jurídica. Repsol YPF, por ejemplo, anunció que la medida tendrá para la empresa un costo de 75 millones de euros.

A esto se suma el desfavorable contexto internacional por la inminente suba de tasas de interés en Estados Unidos.

Según Luis Palma Cané, de Fimades -una consultora de administración de carteras financieras-, la suba de la tasa «no será exagerada como lo fue en 1994. Crecerá entre 0,25 y 0,50 de punto». Palma Cané ve la Bolsa de Estados Unidos en ascenso pese a la volatilidad, «porque los ' fundamentals' se mantienen bien, las empresas siguen ganando y el empleo está creciendo». Pero advierte que la desaceleración de China traerá problemas a los países emergentes, particularmente a Brasil, lo que complicará a la Argentina.

En medio de estas noticias adversas, los balances de las empresas, que están anunciando los resultados del primer trimestre en la Argentina, pasaron prácticamente inadvertidos en un mercado más preocupado por el contexto internacional. Entre los principales, Bansud anunció una ganancia de $ 38,94 millones, Cerámica San Lorenzo difundió una utilidad de 8,15 millones, en tanto que Molinos tuvo un rojo de $ 10,43 millones. Banco Galicia, a su vez, presentó un balance que consolida la mejora y redujo la pérdida del trimestre a $ 100,9 millones, atribuible a la caída del tipo de cambio durante el período y a otros factores de valuación de títulos públicos. Excluidos estos conceptos, la pérdida es de sólo $ 3,9 millones.

Dejá tu comentario