Mercosur: Alberto Fernández reflotó la idea de un Banco Central común

Economía

Lo hizo en la cumbre en la que asumió la presidencia pro témpore del bloque. Uruguay dio marcha atrás y asegura que "no habrá ruptura"

Alberto Fernández asumió la presidencia pro témpore del Mercosur en medio de la reconfiguración política que el bloque tendrá con la vuelta al poder de Lula da Silva. El giro político en Brasil sobrevoló en silencio la última cumbre de mandatarios, en la que Uruguay dio marcha atrás con su actitud beligerante, al punto que Lacalle Pou explicitó en tres ocasiones que “no habrá ruptura”. El presidente argentino reflotó la idea de un Banco Central común para los países que integran la organización, algo que se viene conversando con el gobierno brasileño. La iniciativa forma parte de un ambicioso plan de integración que el embajador Daniel Scioli impulsa en tierras cariocas.

El traspaso de mando ya se concretó. Fernández estará al mando del bloque por los próximos seis meses. En junio próximo, entregará la presidencia pro témpore a Lula da Silva, lo que indica que por doce meses la coordinación contará con una orientación que va en la misma línea. Algo que, sobre todo en los últimos dos años, no venía ocurriendo por los cruces constantes y las fracturas internas.

En la Cancillería insisten en que el objetivo primordial será “consolidar la unidad del bloque”. Para esto, en términos económicos, apuestan a una serie de iniciativas en sectores estratégicos que se podrían emprender a través del Foro Empresario como proyectos en movilidad sustentable, la agricultura, la minería y la fabricación regional de vacunas. Pero este martes Alberto Fernández dobló la apuesta y reflotó la idea de un Banco Central común.

Este proyecto se venía discutiendo con el gobierno brasileño, puntualmente con el ministro de Economía de ese país, Paulo Guedes. Pero también forma parte de un ambicioso plan de integración que el embajador Scioli presentó tanto al equipo de Lula como al de Bolsonaro. Si bien las conversaciones son incipientes, hay cierto acuerdo, bilateral y a ambos lados de la grieta política carioca, en la necesidad de generar instrumentos que vayan en ese sentido.

El plan de integración del que dió cuenta Ámbito semanas atrás también baraja otras opciones para reforzar el plano financiero, como la implementación de un swap y hasta un sistema de pago de importaciones con monedas locales. El propio Scioli, en una entrevista con Radio 10, detalló que ya hubo reuniones entre los bancos centrales de ambos países para analizar las iniciativas.

El debate que reflotó ayer Alberto Fernández incomodó al presidente uruguayo Luis Lacalle Pou Lacalle Pou que ironizó sobre la cuestión y dijo que “hoy no se puede hablar de eso cuando vemos las dificultades monetarias que tenemos en los países, es avanzar más de lo que podemos”.

Uruguay dio marcha atrás

Luego de los cruces que hubo en los días previos por el nuevo intento de Uruguay que busca sumarse de forma unilateral al Acuerdo Amplio y Progresista de Asociación Transpacífico, Lacalle Pou reiteró en tres ocasiones que no habrá ruptura del bloque. “Eso hay que sacarlo del imaginario colectivo, se trata de resolver tensiones”, dijo.

Previamente, el presidente Fernández había reconocido que el problema del Mercosur son las asimetrías entre los países miembros, sobre todo en cuánto al desarrollo industrial. No obstante, dijo que “la solución no es que cada uno haga la propia”, en clara referencia a la postura de “flexibilizar” el bloque que viene impulsando Uruguay.

Dejá tu comentario