Moratoria ya está en el Congreso: quieren regularizar $500.000 millones

Economía

Proyecto incluye más contribuyentes y nuevos plazos. Suma a grandes empresas con restricciones en materia cambiaria. Tasa será variable en 2021.

Con la mirada puesta en la reactivación de la economía pospandemia, el Gobierno oficializó ayer la ampliación de la moratoria a través del envío al Congreso de un proyecto de ley que contempla la refinanciación de deudas tributarias, previsionales y aduaneras para una gran parte del sector productivo del país. El monto de las deudas exigibles, calculó AFIP, asciende a $281.700 millones de pesos, aunque puede superar los $500.000 millones si se suman los pasivos que están en planes de pagos vigentes.

La ampliación de la moratoria contempla dos aspectos: más contribuyentes y nuevos plazos. Con respecto al universo, la administración nacional permitirá ahora que ingresen las grandes empresas pero les impone, como adelantó Ámbito, que durante 24 meses no puedan girar dividendos ni realizar pagos al exterior entre compañías vinculadas del mismo grupo económico. Al respecto, la titular de AFIP, Mercedes Marcó del Pont, advirtió que “la moratoria caducaría si se identifican casos que estén realizando operaciones en el mercado de títulos violando lo que plantea la normativa cambiaria”.

Sobre los nuevos plazos, el proyecto establece que podrán refinanciarse las deudas vencidas hasta el 30 de junio por todos los conceptos, excepto las obligaciones con obras sociales y ART. Habrá tiempo hasta el 31 de octubre para adherir y los pagos comenzarán a realizarse recién a partir del 16 de noviembre.

Una diferencia importante respecto de la moratoria que había sido aprobada en diciembre pasado como parte de la Ley de Solidaridad Social y reactivación productiva es la tasa de interés. En lugar de ser una tasa fija del 3% pasará a ser de 2% hasta enero de 2021. Luego se definirá una tasa variable en base a Badlar (que rige para los plazos fijos de más de $1 millón de pesos). Funcionarios nacionales informaron que la reformulación del costo de financiación se realizará de manera automática para aquellos contribuyentes que ya adhirieron a los beneficios.

Desde el Gobierno aseguran que la ampliación de las facilidades de pago “refuerza los instrumentos” que ya aplicaba la administración nacional antes de la pandemia y que, según su lectura, había permitido un sendero de recuperación de la actividad, que luego interrumpió la crisis del covid. Lo que se busca, dijeron fuentes oficiales, es una combinación de tres elementos que permitan vislumbrar el sendero económico que pretende recorrer el Gobierno cuando se relajen las restricciones a la circulación: un “alivio” tributario para darle más “holgura” al sector productivo; el estímulo de la demanda para poner a funcionar la rueda productiva; y una apuesta fuerte a aumentar el financiamiento, sobre todo a partir de las políticas crediticias implementadas por el Banco Central.

Respecto de la cantidad de cuotas, el nuevo proyecto tiene en cuenta el tamaño de las compañías. Por deudas tributarias y aduaneras, serán de 120 para las personas físicas y las empresas de menor tamaño, y descienden a 96 para las compañías de gran tamaño. En el caso de las obligaciones correspondientes a los recursos de la seguridad social, las cuotas llegarán a los 60 y 48 meses respectivamente.

Otro de los puntos relevantes del proyecto es que permite utilizar “todas las devoluciones aprobadas y pendientes de pago que el contribuyente tenga a favor en AFIP para compensar la deuda”, aunque el Gobierno remarcó que “sólo pueden utilizarse aquellos saldos existentes antes de la aprobación de la ley y no puedan utilizarse saldos técnicos para compensar”. La moratoria también contempla la condonación de intereses y total de multas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario