Mucho huele mal y frustra todo

Economía

Con un máximo de «416», el Merval se quedó colgado del aire y terminó por concluir en unos «400» puntos, pero que también se sitúa esto en la expresión mínima de la rueda.

Y es lo malo, cuando se reiteran jornadas donde surge algún impulso pero al que le «tiran de la cola», o bien porque llega alguna mala nueva económica o por denso clima político o por la acostumbrada indolencia legislativa... Haga lo que haga el operador, y el mercado esté predispuesto, igualmente termina como en una fatal «ley de Murphy» para nuestro recinto: «Si algo puede originar una baja, ese algo aparecerá...». Y, como complemento, «aparecerá justo cuando las plazas querían entonarse un poco más...». Al cabo de la fecha, se encuentra la buena resistencia de Pérez Companc, moviendo 2,3 millones de papeles y procurando el neutro. Es lo que sostuvo un poco el índice que --igualmente-acusó un mal 1,9% de baja ponderada. Algo menos el Burcap, con 1,6 por ciento.

• Poco volumen

Y es éste otro aspecto que consolida, para mal, en lo que hace a ver ruedas donde dos terceras partes del monto efectivo se desvía al carril de los CEDEAR (ayer, $ 30 millones) y las migajas, en la víspera menos de $ 12 millones, derivan en los títulos locales. Zona de conocerse balances de marzo, números que se verán con saltos mortales por los ajustes de los pasivos al nuevo dólar y con la inflación participando, pero que no encuentra cabida oficial. Las presentaciones dirán de estados contables «virtuales», con mucho para polemizar, bastante para penar, y con la seguridad de que el paso siguiente a marzo ha sido todavía más difícil. Es lo que hay.

Dejá tu comentario