Nació la nueva General Motors controlada por el gobierno de EEUU

Economía

La automotriz General Motors Corp completó la venta de sus mejores activos a una nueva compañía que será controlada por el Gobierno de Estados Unidos.

El Departamento del Tesoro y la automotriz suscribieron los documentos y dieron por finalizado un período de bancarrota de 40 días en que GM debió traspasar sus negocios y marcas claves como Chevrolet, Cadillac, Buick y GMC a la "Nueva GM".

La firma estará ahora controlada en un 60,8 por ciento por el Tesoro de Estados Unidos, un 11,7 por ciento estará en manos de los gobiernos de Canadá y Ontario y un 17,5 por ciento será del mayor sindicato de la firma.

El restante 10 por ciento será acreditado a la "vieja GM", una estructura casi vacía que seguirá en quiebra mientras logra liquidar sus activos.

En un documento, la empresa dijo que su deuda estadounidense es de 11.000 millones de dólares y que las subsidiarias de fuera de Estados Unidos fueron compradas por la nueva firma.

El proceso copia el de su rival menor Chrysler, que también logró rápidamente salir de la bancarrota cuando la justicia aprobó una venta a un grupo encabezado por la italiana Fiat .

El director gerente del grupo, Fritz Henderson, en la sede del grupo en Detroit, dijo: "El día de hoy marca un nuevo comienzo para General Motors". 

El procedimiento de bancarrota de GM que comenzó el 1 de junio, fue uno de los mayores de la historia automovilística estadounidense y se llevó a cabo mucho más rápido de lo que preveían los expertos.

A cambio de la nacionalización, el grupo recibirá 50.000 millones de dólares -el equivalente a 36.000 millones de euros- para su saneamiento.

La matriz de Opel abandonará muchas de sus marcas, eliminará una docena de plantas y 40 por ciento de los comercializadores, lo que supondrá la supresión de varios miles de puestos de trabajo.

Dejá tu comentario