"No queremos a Miceli en negociación con el campo"

Economía

«No queremos a la ministra Felisa Miceli en la mesa de negociaciones que tendremos con el gobierno para analizar la situación del sector», dijeron ayer claramente los máximos dirigentes de las entidades más importantes del campo.

El presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Eduardo Buzzi, reclamó «otro ministro» como interlocutor del gobierno para el sector agropecuario y no a la titular del Palacio de Hacienda.

Desestimó también el dirigente que el funcionario al que se refería fuera el secretario de Agricultura, Miguel Campos, e insistió que estaba «hablando de ministros». En ese sentido, dijo respetar la investidura de Miceli, pero que los productores les piden a los dirigentes que hablen «directamente con Kirchner».

En la misma línea, el vicepresidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa ( CARBAP), Ramiro Ruiz, afirmó que el campo quiere el reemplazo de Miceli por «un interlocutor válido» en la mesa de diálogo con el gobierno.

«Es verdad (que se pide un cambio de negociador) porque durante el año pasado tuvimos muchos encuentros en los que no llegamos absolutamente a nada», sostuvo Ruiz en declaraciones radiales.

Por ello, reclamó a alguien «que pueda tomar decisiones» para que «estas reuniones no sean bastardeadas».

Es que según el vicepresidentede CARBAP, durante todo 2006 los han «peloteado de un lado a otro» y no quieren que «esto vuelva a pasar».

Respecto de si el presidente Néstor Kirchner no está detrás de todas las decisiones que toma Miceli en materia agropecuaria, Ruiz dijo que «puede ser que así sea», pero señaló que «la verdad es que las circunstancias del año pasado nos están llevando a un callejón sin salida y es probable que el gobierno esté entendiendo estas circunstancias».

  • Cambiar personas

    «Si hay un gesto entre las partes y una necesidad de sentarse a resolver los problemas de los argentinos y es necesario cambiar las personas, que así sea», aseveró el dirigente.

    Al mismo tiempo, desde CARBAP remarcaron que «mientras no se manifiesten medidas concretas de políticas que hagan a la solución de los problemas del sector continuaremos con el accionar gremial decidido y ratificado por las sociedades rurales de base que conforman la entidad».

    Por su parte, Coninagro, una de las entidades que no participó del último paro agropecuario y que siempre optó por dialogar con la administración Kirchner dijo que «nuestro objetivo es lograr el bienestar de la gente con un gobierno que sepa interpretar las posibilidades y necesidades de los productores agropecuarios».

    Los productores esperan poder reunirse con las autoridades la semana que viene para discutir, entre otras cosas, la suba de cuatro puntos porcentuales a las retenciones de soja.
  • Dejá tu comentario