Dólar: advierten que las brechas preocupan, pero que podrían acortarse

Economía

En ese sentido, "disipar la incertidumbre y el apetito dolarizador" son algunas de las claves para el futuro próximo. Analistas estiman que en las semanas venideras el spread podría reducirse.

Los efectos de la pandemia trastocaron los objetivos de política económica que el Gobierno tenía previsto para este año. Es en ese contexto que un informe de la consultora Ecolatina analizó las consecuencias de la elevada emisión llevada a cabo por el Banco Central para financiar al Tesoro durante la cuarentena y destacó que “el mayor déficit fiscal generó un exceso de liquidez que ya desató algunas presiones cambiarias”. “La brecha, así como las reservas netas, se ubican en niveles preocupantes”, remarcó la firma, que destacó: “En consecuencia, según cuánto se logre disipar la incertidumbre y con ella el apetito dolarizador, el endurecimiento del cepo o un salto del tipo de cambio oficial serán más o menos probables y necesarios”.

Desde Ecolatina remarcaron que la base monetaria aumentó 25% ($470.000 millones) desde que empezó la cuarentena, el stock de Leliq y pases 76% ($1.110.000 millones) y los depósitos privados en moneda local casi 40% ($1.250.000 millones). Asimismo, el Tesoro Nacional pudo realizar colocaciones netas en pesos por más de $70.000 millones entre marzo y agosto. Además, destacó que el dólar Contado con Liquidación escaló 44% y el blue, 55% desde mediados de marzo, lo que arrojó una brecha cercana al 80% con el oficial. En tanto, señaló que las Reservas netas están actualmente por debajo de u$s10.000 millones, “un nivel crítico que podría dar lugar a nuevos ajustes en el mercado cambiario”.

Una de las opciones que analizó para buscar aumentar el “apetito pesificador” es que el BCRA mejore el rendimiento de las opciones para ahorrar en moneda local, ya que por el momento “la suba del dólar oficial (2,6% mensual) supera a la tasa de interés de plazos fijos (2,4% mensualizados), “de modo que la compra de los u$s200 es una alternativa rentable, incluso sin arbitrar con los mercados paralelos”.

“Una segunda alternativa, que incluye un costo político, sería endurecer todavía más el cepo, eliminando la posibilidad de compra u$s200 mensuales. Esta opción ayudaría a relajar algunas tensiones en el corto plazo, y no impactaría en la inflación en tanto no afecte la operatoria comercial. Sin embargo, buena parte de la demanda de dólares se redireccionaría a los mercados paralelos, alimentando la brecha vis a vis los incentivos para eludir la liquidación formal de divisas. En consecuencia, golpearía a la economía por esta vía”, analizó Ecolatina, quien agregó: “La última alternativa sería convalidar un salto cambiario, corrigiendo el desequilibrio del mercado cambiario por precios. Esta opción tendría un claro impacto negativo en materia de inflación y actividad en el corto plazo, de modo que no lo vemos como una salida probable”.

Opiniones

“La brecha cambiaria se debe a que hay demanda en un mercado muy chico que es el mercado paralelo, justamente por la combinación de un contexto de altísima incertidumbre debido a la pandemia y a la falta de un horizonte de crecimiento. En ese contexto, también influyen las restricciones cuantitativas, que se implementaron a través de los controles cambiarios. Es por eso que hacer más estrictas las restricciones, por ejemplo bajar la cantidad de dólares que se podrían comprar, sería algo que ensancharía las brechas, porque alentaría a quienes hoy compran los dólares oficiales a pasar esa demanda al mercado paralelo que además se vería un poco más restringido en la oferta”, señaló a Ámbito, Marín Kalos, director de EPyCA, quien agregó: “La opción de ir devaluando de a poco el tipo de cambio oficial, por supuesto que es válida y se puede pensar, es algo que el Gobierno ya está haciendo. Pero en definitiva, si se quiere reducir la brecha, lo que hay que hacer es reducir la incertidumbre. Para lo cual se necesita una salida a la pandemia y una salida a la recesión que la Argentina ya arrastra hace varios años”. “El Gobierno está en una oportunidad única para intentar bajar la brecha cambiaria durante las próximas dos semanas, producto de que los inversores van a entregar los bonos que van a canjear por los nuevos. Esto hará que haya muy poco volumen. Por eso, si el BCRA opera comprando contra dólar y vendiendo contra pesos, puede achicar la brecha”, analizó a Ámbito, Walter Morales, presidente de la consultora Wise, que agregó: “Claro que si no acompaña esto con medidas que cambien la percepción del mercado, cuando aparezcan los nuevos bonos la brecha volverá a incrementarse”. En ese escenario, el analista señaló: “¿Qué puede hacerse para reducir la brecha? Un anuncio convincente sobre la reducción del déficit fiscal y recuperación rápida de la economía con la menor inflación posible, o sea un plan económico. También ayudaría que se consiga que el FMI desembolse el tramo acordado por Macri y que Fernández rechazara al asumir”. Por su parte, el economista Martín Tetaz señaló: “El tipo de cambio con relación a Brasil está atrasado”. “El otro problema es el abultado déficit fiscal, que llega a $155.000 millones, y hay un exceso de pesos por la emisión para financiar la crisis de la pandemia”, analizó Tetaz a NA.

Dejá tu comentario